Los "Niños de Murillo" cobran vida en la torre de Don Fadrique

  Danza, mapping en directo, luz y música transformarán desde el 6 de junio las noches de la primavera y el verano en el Espacio Santa Clara. Tras la exposición ‘Murillo y su estela en Sevilla’, el antiguo convento de las hermanas clarisas vuelve a ser sede de Año Murillo para acoger un nuevo espectáculo del programa de artes escénicas ideado para el cuarto centenario. El montaje, titulado ‘Los niños de Murillo’, supone una oportunidad única para descubrir el mágico patio de la Torre de Don Fadrique, integrado en el convento.

  La propuesta convierte la emblemática torre, todavía una gran desconocida para los sevillanos, en una pantalla sobre la que aparecen los pícaros que con tanta vida y realismo retrató Murillo. Pero ahora, por vez primera, el espectador podrá verlos jugar, trepar, trapichear, asomarse o esconderse por sus ventanas y puertas. Mientras toda esa acción se produce sobre la fachada, convertida aquí en un lienzo gigante, cuatro bailarines danzan y juegan con las imágenes sobre el escenario.

  Más de 20 personas han trabajado en la realización de este espectáculo que, según destaca el director, José María Roca, va a dejar en el público momentos únicos e inolvidables y que está pensado para ir directo al corazón y a las tripas: “Es un programa perfecto para las noches de verano, que juega con la noche, con la fuerza de las imágenes en movimiento, con el territorio y con la danza, una disciplina cuyo lenguaje elimina la barrera idiomática y convierte el espectáculo en una propuesta apta para los turistas que cada día nos visitan”.

  El director ha declarado que la fuerza del realismo de Murillo en sus pinturas de calle les ha facilitado la tarea de imaginar a esos niños en movimiento. “El montaje tiene tantos lugares a los que mirar que es probable que muchos quieran disfrutarlo en más de una ocasión, una opción que permite su precio, 6 euros, y su duración, en torno a los 35 minutos”.

  Los niños de Murillo se estrena el 6 de junio y podrá disfrutarse de miércoles a sábado hasta el 28 de julio excepto los días 21 y 22 de junio. Los pases son los miércoles y jueves a las 22.30 horas y los viernes y sábados a las 22.30 y 23.30 (segundo pase). También podrá verse los domingos 10 de junio y 1 de julio a las 22.30 horas.


"La Colosal" Inmaculada de Murillo, pintada por miles de personas, preside la Plaza del Duque

Una imagen de "La Colosal" Inmaculada de 364 metros cuadrados pintada por miles de sevillanos preside hasta final de año la Plaza del Duque. Se trata del resultado de la acción cultural Pinta tu Murillo en la que los ciudadanos han participado para homenajear al maestro por el 400 aniversario de su nacimiento. La propuesta se ha organizado en colaboración con El Corte Inglés que conmemora, a su vez, el 50 aniversario de la apertura de sus centros en Sevilla.

  Pinta tu Murillo es una iniciativa cultural integrada en los actos conmemorativos de Año Murillo y ha sido impulsada gracias al acuerdo de colaboración entre el Ayuntamiento de Sevilla, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y El Corte Inglés.

  Miles de personas han rendido homenaje al pintor sevillano pintando las teselas que, unidas, conforman la imagen de la emblemática obra de Murillo. La Colosal ha sido sometida a un pormenorizado estudio de diseño y desarrollo digital basado en los contrastes del color que han generado más de 17.400 piezas numeradas y referenciadas en 227 colores. La pintura que se ha utilizado en la reproducción es un esmalte al agua de naturaleza 100% acrílica y de acabado mate, resistente a los rayos UV, flexible, de secado rápido y sin olor fabricada por Procolor.

  Durante un plazo aproximado de un mes, miles de ciudadanos han participado en los talleres de pintura que han se han habilitado en El Corte Inglés del Duque y del Museo de Bellas Artes, entre ellos personalidades del mundo de la cultura, el arte, la política, diferentes asociaciones, empresas, hermandades y colegios. 

  El lienzo, que se exhibirá hasta finales de año, tiene unas dimensiones de 26x14 metros ocupando 364 metros cuadrados de la fachada del centro comercial. En el montaje de su estructura se han empleado más de dos semanas.

  El proyecto ha sido diseñado por Juan José Montoya, arquitecto especializado en la conceptualización y desarrollo de grandes museos, exposiciones y proyectos creativos de carácter cultural y comercial. La producción general del evento corresponde a Ingevents, empresa de Ingeniería y Nueva Comunicación especializada en la organización, producción y comunicación de proyectos del sector marketing y eventos. Pinturas Trillo, empresa colaboradora con Pinta tu Murillo. ha donando más de 230 kilos de pintura de 227 colores diferentes para La Colosal,

 


Una exposición repasa la importancia de la cerámica en los lienzos de Murillo


  ‘Lozas barrocas. La cerámica en los lienzos de Murillo’, es la muestra que podrá visitarse en el Centro Cerámica Triana hasta el próximo 3 de junio. La propuesta, realizada en colaboración con la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), propone un recorrido por uno de los aspectos menos conocidos del maestro, las piezas de artesanía que figuran en buena parte de su producción pictórica.

  La muestra exhibe reproducciones de los cuadros del artista en los que aparecen bodegones de cántaros, cantarillas, pucheros, jarras, alcarrazas, platos, pocillos y escudillas. Los paneles se acompañan de piezas que emulan las que aparecen en los lienzos, trabajadas por el alfarero Álvaro García, que las ha producido a la manera en la que se fabricaban en el siglo XVII. El objetivo es que el público conozca cómo eran esas piezas a las que Murillo otorgó tanto protagonismo y que conocemos gracias a sus pinturas, pues muchas de ellas no se usan en la actualidad.

  Según la comisaria de la exposición, Eva Díaz Pérez, a través de estas piezas descubrimos “un excepcional apunte sobre la vida cotidiana de entonces, como si Murillo nos sirviera de guía para pasear por las cocinas del pasado y los talleres de alfarería de Triana en su época”. Cuando la también escritora preparaba la documentación histórica de su novela ‘El color de los ángeles’, le otorgó gran importancia al descubrimiento de los detalles de la vida cotidiana. “Me di cuenta de que sólo observando los cuadros, uno podía descubrir cómo eran las casas de la época. Otra muestra de la excelencia de Murillo como pintor del natural. La idea que se nos ocurrió para la exposición fue señalar algunos de estos cuadros y dirigir la mirada del espectador a ese detalle de los bodegones de lozas que aparecen en rincones, al pie de los personajes, en mesas o incluso como centro de la escena. Y luego intentar que esas piezas adquirieran realidad y que, de alguna forma, salieran del cuadro viajando desde el siglo XVII y los pinceles de Murillo a las vitrinas del Centro Cerámica de Triana. En cierto modo ha sido casi un trabajo en 3D que parte de los lienzos del pasado hasta nuestra realidad”.

  El responsable de pasar las lozas de Murillo a la tridimensionalidad ha sido el artesano Álvaro García, que ha logrado trabajar con un barro similar al de la época, siguiendo las técnicas del barroco y empleando las mismas bases para los esmaltes. “He logrado los tamaños originales de cada pieza con mediciones realizadas a partir de las escalas de los cuadros de Murillo”, ha explicado.

  Una serie de conferencias completan y contextualizan el significado de estos bodegones barrocos en el mundo artístico del pintor: por qué incluía las cerámicas, las técnicas pictóricas o el significado que tenían en las escenas religiosas o profanas. La muestra está dividida en cinco bloques: la presencia de estas piezas en la vida diaria del pasado, la alfarería del agua, la cerámica en las escenas religiosas, el barro en la arquitectura y la cerámica vidriada. La propuesta explica de manera práctica las diversas técnicas de decoración utilizadas en la época barroca: cuerda seca, cuenca o arista y azulejo pintado (sobre cubierta lisa o “técnica pisano”).

  Las reproducciones de los cuadros que sirven como guía ilustrada del mundo de la cerámica a través de Murillo son: ‘Santas Justa y Rufina’ (h. 1665-1668, Museo de Bellas Artes de Sevilla), ‘Rebeca y Eliezer’ (h. 1655, Museo del Prado), ‘Fray Francisco y la cocina de los ángeles’ (h. 1645-1646, Museo del Louvre), ‘San Diego de Alcalá dando de comer a los pobres’ (h. 1645-1646, Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando) y ‘Jacob bendecido por Isaac’ (h. 1660, Museo Estatal del Hermitage de San Petersburgo).

  Por su parte, la directora de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Encarnación Aguilar Criado, ha manifestado que tanto la muestra como el ciclo de conferencias son un ejemplo de la colaboración que existe entre su universidad y el Ayuntamiento. “El objetivo de la actividad es poner en relieve un aspecto muy interesante de la pintura de Murillo como son las escenas de populares de la vida cotidiana de los sevillanos del siglo XVII, pues gracias a sus lienzos el visitante puede descubrir el papel que estos enseres tenían en su tiempo dentro de los hogares sevillanos”.  

  La presidenta de la Federación de Artesanos de Sevilla, María Ángeles Terán, ha señalado que numerosos artesanos de la ciudad, bien desde la institución que preside, bien desde la iniciativa privada, se están sumando a la celebración del maestro a través de productos de cerámica, bisutería, cristal… “Para Año Murillo elaboramos un catálogo de piezas que pueden adquirirse en las tiendas oficiales de la efeméride y que están funcionando muy bien. Se trata de ver a Murillo desde los ojos de un artesano del siglo XXI”. Desde 1993 la FAS reúne un importante número de artesanos de la ciudad y mantiene una colaboración constante con el Ayuntamiento. “Gracias al Gobierno de la ciudad estamos presentes en tiendas del Alcázar, de museos locales y de centros del ICAS, donde vendemos nuestros productos inspirados en maestros como Murillo”.


Murillo sale a la calle con una exposición en la Avenida de la Constitución

  La Avenida de la Constitución acoge una nueva parada del itinerario Tras los pasos de Murillo. Se trata de una exposición de siete mupis que permiten al visitante conocer la serie de lienzos que Murillo pintó para el desaparecido Convento de San Francisco, que se ubicaba en la actual Plaza Nueva. Esta exposición amplía el itinerario 'Tras los pasos de Murillo', una ruta por el casco histórico que abarca 20 lugares emblemáticos relacionados con el pintor y su obra y en los que el visitante puede contemplar más de 50 lienzos originales y 80 reproducciones.

  “Después del excepcional arranque expositivo de Año Murillo, queremos que ahora el pintor salga de la sala de museo para reencontrarse con su ciudad y con los sevillanos. En unos días comenzará la programación de artes escénicas, que aprovechará la primavera para llevar el conocimiento de Murillo a la calle y al diálogo con otras artes”, ha asegurado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz

  Perteneciente a la influyente orden de los frailes menores, el Convento de San Francisco era un espacio muy frecuentado por la sociedad en tiempos de Murillo y un importante enclave artístico de la ciudad. Por este motivo, los artistas ansiaban trabajar allí a fin de consolidarse en la capital hispalense. Como ha recordado el catedrático Enrique Valdivieso, el primer contrato importante de Murillo fue el contraído con este Convento de San Francisco, para el que hubo de estar trabajando desde 1644 a 1646. La importancia de este encargo en la trayectoria del artista es trascendental, ya que mostró su innovadora manera de entender la espiritualidad del momento y logró el reconocimiento de sus coetáneos.

  Murillo realizó para este lugar un ciclo de pinturas que estarían dispuestas en el Claustro chico, situado delante de la entrada de la iglesia, y que tenían como finalidad hacer propaganda de la grandeza de la orden franciscana. Los temas fueron propuestos por el padre guardián, Fray Pedro de Almaguer, y estaban dirigidos a exaltar las virtudes tradicionalmente vinculadas a los frailes menores, especialmente la caridad, el misticismo y los milagros salutíferos, los más valorados por una Sevilla de extrema pobreza, hambrunas y mortandad tras haber sufrido una terrible epidemia de tifus en la década de 1620.

  En 1810 las pinturas fueron incautadas por el Mariscal Soult y trasladadas al Alcázar, desde donde se dispersaron, conservándose actualmente en diferentes colecciones.

  La Plaza Nueva, donde estuvo ubicado el Convento de San Francisco, es el séptimo de los 20 espacios que configuran el Itinerario Tras los pasos de Murillo, que permite viajar a la Sevilla del siglo XVII siguiendo los pasos del artista por los lugares más emblemáticos de su trayectoria. En ellos, pueden contemplarse sus obras y comprender la personalidad creativa de un artista excepcional.

  Entre las piezas expuestas figura una fotografía de los restos del derribo de la iglesia del convento en 1859. Esta imagen, una de las más primeras conocidas de la ciudad y realizada por Francisco de Leygonier y Hubert, permite ver cómo era el lugar antes de la construcción del Ayuntamiento. Además, se muestran los cuadros de Murillo que en su día albergaba esta orden. Así, 'San Francisco confortado por un ángel', 'San Diego de Alcalá dando de comer a los pobres', 'San Diego de Alcalá en éxtasis delante de la cruz', 'San Gil en éxtasis ante el papa Gregorio IX', 'La visión de Fray Juan de Alcalá de la ascensión del alma de Felipe II', 'Fray Junípero y el pobre', 'San Salvador de la Horta y el Inquisidor de Aragón', 'La curación milagrosa obrada por fray Juan de la Cruz', 'Fray Francisco y la cocina de los ángeles', 'La muerte de Santa Clara', 'San Francisco Solano y el toro ' y, por último, 'Inmaculada con fray Juan de Quirós'.

"Murillo en la Catedral" se renueva

  Comisariada por Ana Isabel Gamero, la muestra Murillo en la Catedral de Sevilla. La mirada de la Santidad, organizada en el marco del Año Murillo, aborda la relación del artista sevillano con la Iglesia. Además de las 16 pinturas que se pueden ver en el templo, la exposición permite contemplar documentos originales procedentes de los archivos capitular y arzobispal y de la Biblioteca Colombina.
  Ahora, la muestra se renueva con tres cuadros que estaban cedidos a diferentes muestras y que pasan a formar parte de la exposición de la Catedral. Las obras pictóricas ‘El Ángel de la Guarda’ (pintado en 1665 para el convento de los capuchinos y que llegó a la Catedral en 1814 como regalo de los frailes al Cabildo) y ‘La Beata Dorotea’ (fechada en 1674 y que llegó a la colección catedralicia en 1688 como donación del canónigo Juan de Loaysa) vuelven a contemplarse entre los muros del templo metropolitano. Los cuadros fueron cedidos temporalmente para las exposiciones con las que tanto el Museo de Bellas Artes como el Ayuntamiento iniciaron su participación en el Año Murillo. Del mismo modo, el cuadro de gran formato en el que se representa la procesión de inauguración de la Iglesia del Sagrario y que había sido cedido para una exposición sobre la Inmaculada en Valencia, ha sido colocado en el trascoro “para plasmar el ambiente religioso de la ciudad en pleno siglo XVII”, han explicado responsables de la exposición.

  Por otro lado, siguiendo criterios de conservación también se ha sustituido el ‘Tapiz Filipino’, una gran obra del siglo XVII que no se mostraba al público desde 1989. por el llamado ‘Tapiz de la Montería’, una obra textil del siglo XVI realizada a base de hilos de seda y en la que se representan motivos animales relacionados con la caza.

  Igualmente, tras una “ardua” labor de recuperación de la pintura y mantenimiento de los bordados, ha sido expuesto un ‘Simpecado Concepcionista’ de 1734 que posiblemente perteneciera a alguna corporación relacionada con el Cabildo Catedral, similar a la Sacramental del Sagrario. Este simpecado, explican desde la seo hispalense, es “una obra maestra del bordado y plasma cómo los modelos iconográficos de Murillo permanecen inalterables durante los siglos posteriores”.

  Por último, como cada trimestre, se han cambiado los documentos y grabados relacionados con Murillo, que conforman el soporte documental de la exposición. Concretamente para este trimestre se han seleccionado libranzas de pago a Bartolomé Esteban Murillo por los trabajos relacionados con la Catedral, libros de actas del Cabildo, algunos documentos relacionados con la restauración del cuadro ‘La Visión de San Antonio’ tras el robo sufrido en 1874, un grabado de San Fernando realizado por Murillo y una curiosa estampa del siglo XIX que retrata al pintor vendiendo sus cuadros junto a una idealizada Catedral. Además, está presente el expediente de limpieza de sangre del canónigo Juan de Federigui, que regaló al Cabildo los ‘San Isidoro’ y ‘San Leandro’ que se sitúan en la Sacristía Mayor.



Benito Navarrete en el ciclo de conferencias ‘Murillo y la Caridad’

  El ciclo de conferencias ‘Murillo y la Caridad’, organizado por la Fundación Bancaria La Caixa en colaboración con el IAPH y la Hermandad de la Santa Caridad, continúa este martes en CaixaForum con una ponencia de Benito Navarrete, profesor de la Universidad de Alcalá y miembro del comité científico de Año Murillo. El también comisario de la muestra ‘Murillo y su estela en Sevilla’, que acaba de clausurarse con más de 67.000 visitas y que se ha convertido en la exposición más exitosa del Ayuntamiento, disertará en torno a ‘Murillo como instrumento de la Caridad de Mañara’.

  Como defiende Navarrete, la capacidad de Murillo para adoctrinar con sus obras en torno al arrepentimiento y la penitencia es reclamada por Mañara y otros nobles que ingresan en la hermandad en 1665, en la misma fecha que Murillo. Así, Diego Ortiz de Zúñiga, Juan Arias de Saavedra y el marqués de Legarda. “Todos ellos son coleccionistas de Murillo, al que al mismo tiempo le unen vínculos de amistad. Junto a estas conexiones, el maestro se convierte en un instrumento del comitente para lograr sus fines. En este caso, la difusión de las obras de caridad. Por ello, Murillo es un gran exponente de la mentalidad barroca, en la que imperan el arrepentimiento y la penitencia”.

  Durante su charla, el profesor ahondará en otros aspectos como el interés de estos hombres por subrayar la importancia de la caridad como un dogma de comportamiento pero también de dejar patente una distinción de clase y de género, uno de los aspectos más novedosos de la ponencia. Asimismo, hablará de las fuentes y los componentes creativos empleados por Murillo para exponer las obras de caridad. “También contrapongo el pesimismo y la oscuridad de Valdés Leal frente a la luminosidad que desprenden las obras de Murillo y subrayo la calidad de la restauración acometida por el IAPH en las dos obras de gran formato que actualmente pueden contemplarse en la muestra ‘Murillo cercano. Miradas cruzadas’. Es evidente, además, que Goya se inspira en una de ellas, ‘La multiplicación de los panes y los peces’, para las pinturas que le encarga la Catedral”, recalca.

  Este ciclo se enmarca dentro del convenio de colaboración firmado para la restauración de los lienzos de Murillo de la Iglesia de San Jorge del Hospital de la Caridad de Sevilla. El objetivo es difundir la espiritualidad, iconografía, significado y contexto de estas obras así como el proceso de restauración al que han sido sometidas. Todas las conferencias son de acceso libre. La reserva de plaza para asistir se realiza a través de la web de Caixaforum.

  Tras la conferencia de Navarrete, el ciclo continuará el jueves 17 de mayo con la charla ‘Restaurar a Murillo: los grandes lienzos del hospital de la Caridad’, impartida por Rocío Magdaleno, Lourdes Núñez y María Teresa Real, redactoras y restauradoras del proyecto

Enrique valdivieso presente en el Antiquarium "La escuela de Murillo"

  La directora de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Isabel Ojeda, ha presentado este jueves en el Antiquarium el libro ‘La escuela de Murillo. Aportaciones al conocimiento de sus discípulos y seguidores’, del catedrático de la Universidad de Sevilla Enrique Valdivieso.

  La obra, coeditada entre ICAS y Universidad, forma parte de la colección de títulos que el Ayuntamiento está lanzando como parte de Año Murillo, efeméride con la que se conmemora el cuarto centenario del nacimiento del maestro. La obra estudia y cataloga por primera vez toda la letanía de discípulos que emularon en Sevilla las maneras y las imágenes de Murillo hasta 100 años después de su muerte.

  Durante 35 años, Valdivieso ha ido guardando y clasificando todos aquellos hallazgos hasta percatarse de que la influencia de Murillo late hasta 100 años después de su muerte. “El público continuaba reivindicando su impronta y, por ello, los pintores de Sevilla trataban de emularla”, explica.

  Generosamente ilustrado y gustosamente editado, el tomo, que estudia tres generaciones de orgullosos seguidores de Murillo, arranca con aquellos que coincidieron con él en el tiempo, que estuvieron en su Academia de Pintura y le conocieron. Entre ellos, destaca Francisco Meneses Osorio, encargado de culminar la última obra de Murillo, el retablo del Convento de los Capuchinos de Cádiz, y que el maestro dejó inacabada tras su famosa caída del andamio, un hecho que empeoró su salud y que provocaría su muerte unos meses después. Entre estos primeros continuadores destacan también Esteban Márquez y Juan Simón Gutiérrez, este último el más brillante de todos, según Valdivieso. 

 


La Fundación Cruzcampo se une a los patrocinadores oficiales del Año Murillo

  La Fundación Cruzcampo es ya uno de los patrocinadores oficiales de Año Murillo gracias a la firma de un convenio por el que colaborará con el Ayuntamiento de Sevilla en la realización de todas las actividades del calendario oficial hasta su finalización en el primer trimestre de 2019.

  El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, y el vicepresidente de la Fundación Cruzcampo y director de Relaciones Corporativas de Heineken España, Marcos Tarancón, han rubricado el acuerdo en el Ayuntamiento. El nuevo convenio convierte a la Fundación Cruzcampo en patrocinadora oficial de la efeméride y contempla su colaboración en las diversas áreas del programa con el que la ciudad homenajea al genio del barroco en el cuarto centenario de su nacimiento. “Para nosotros es un placer colaborar con Año Murillo porque es un acontecimiento de referencia en Sevilla y Cruzcampo quiere apoyar todos los eventos importantes relacionados con la cultura de la ciudad”, ha declarado Tarancón después de firmar el acuerdo.

  Según Tarancón, Año Murillo es una cita cultural clave para la ciudad. “Estamos muy orgullosos de participar en el cuarto centenario de la mano de su principal organizador, el Ayuntamiento. La vinculación histórica de Cruzcampo con Sevilla y con los sevillanos nos hace estar unidos de forma natural a sus más importantes celebraciones, como este reconocimiento al gran exponente del Barroco”. El acuerdo del Ayuntamiento con la Fundación Cruzcampo confirma la importancia de que las empresas privadas se sumen a la efeméride, algo en lo que ha hecho hincapié Muñoz.

 

"Murillo y su estela en Sevilla" se clausura con más de 67.000 visitas

  La exposición 'Murillo y su estela en Sevilla', la segunda inaugurada por el cuarto centenario del maestro y la primera organizada por el Ayuntamiento para la efeméride, se ha clausurado habiendo logrado más de 67.000 visitas, un dato que la convierte en la más vista hasta la fecha en el Espacio Santa Clara y en el proyecto expositivo más exitoso del Consistorio. El récord lo ostentaba hasta la fecha 'Las Santas de Zurbarán', que logró superar los 48.000 visitantes en 2013.

  Precisamente, el último fin de semana la exposición batió su propio récord de visitas, con 1.283 personas el sábado y 1.319 el domingo. En total, han sido 124 días en los que el público sevillano y de otros lugares ha podido conocer la poderosa influencia de Murillo tanto en sus coetáneos como en pintores posteriores. La media de visitas del proyecto ha sido de 464 personas por día.

  Entre los hitos también figura el alto porcentaje de satisfacción obtenido en las encuestas realizadas a los visitantes, con casi un 90 por ciento de personas que ha marcado la puntuación más alta del test, ha destacado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz.

  De las entradas vendidas, más de 45.000 se adquirieron por taquilla y más de 25.000 a través de la web. En cuanto a la procedencia del público, en torno al 50 por ciento corresponde a visitantes sevillanos y el otro 50 por ciento a personas venidas de otros lugares de España y del mundo. Respecto a la recaudación, ha continuado el delegado, “hablamos de una cifra alrededor de los 152.000 euros, aunque hay que tener en consideración que los sevillanos han podido disfrutarla gratuitamente”.

  Comisariada por el profesor de la Universidad de Alcalá de Henares Benito Navarrete, ‘Murillo y su estela en Sevilla’ ha contado con 62 piezas entre las que se encuentran algunas de las más importantes del artista barroco. El proyecto se ha planteado como un viaje en el tiempo que demuestra la importancia de las imágenes creadas por el maestro sevillano y su vigencia de forma intemporal a lo largo de la historia, desde el siglo XVII al XIX.

  El dato de 'Murillo y su estela en Sevilla' se suma al éxito que están cosechando todas las iniciativas de Año Murillo. Así, la primera exposición inaugurada en la efeméride, 'Murillo y los Capuchinos de Sevilla', cerró sus puertas la pasada semana con 267.767 visitas, un balance que la convierte, también, en la más vista del Museo de Bellas Artes. Igualmente, ciclos musicales como ‘Bajo el signo de Murillo’, han logrado lleno absoluto en todos sus días de celebración.

  Entre los hitos sentimentales de 'Murillo y su estela en Sevilla' cabe destacar la vuelta, por vez primera a la ciudad desde que salieron, de la ‘Virgen de la Faja’, de colección privada y que fue propiedad de los Montpensier en el Palacio de San Telmo, y la ‘Virgen con el Niño’, de Palazzo Pitti de Florencia, ambas pinturas de Murillo y de las que ahora se documenta su procedencia, la primera presente en el testamento del canónigo Juan de Federigui en 1673. Además, se han restaurado 14 obras de arte tanto del Ayuntamiento de Sevilla como de otras instituciones sevillanas, andaluzas, nacionales e internacionales

"La resurrección del Señor" de Murillo regresa a Sevilla

  Cuatro grandes pinturas de Murillo, entre ellas ‘La resurrección del Señor’, considerado uno de sus lienzos más notables, viajarán a Sevilla este año con motivo del cuarto centenario del nacimiento del maestro para participar en una exposición. El acuerdo se ha formalizado en Madrid durante una reunión mantenida entre el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, la directora de Cultura del Ayuntamiento, Isabel Ojeda, y el delegado del museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, José María Luzón.

  Junto a ‘La resurrección del Señor’, se trasladarán a Sevilla ‘Éxtasis de San Francisco de Asís’, ‘La Magdalena’ y ‘San Diego de Alcalá y los pobres’. Los cuatro cuadros pertenecen a la colección de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Además de su cesión para que se exhiban en Sevilla durante Año Murillo, en la reunión se ha avanzado sobre nuevas posibilidades de colaboración relacionadas con el archivo de esta institución.  

  ‘La resurrección del Señor’ fue pintada por el artista para presidir uno de los tres altares con bóveda para entierro de que consta la Capilla de la Expiración, sede de la Hermandad del Museo desde 1613. Según Enrique Valdivieso, uno de los comisarios de Año Murillo y uno de los mayores expertos en el maestro sevillano, se trata de “una obra de gran importancia y especialmente devota que expone magistralmente el paso de una vida terrenal a una gloriosa”. El catedrático señala que el éxito de Murillo en este trabajo se manifiesta, sobre todo, en “el poderoso contraste que crea entre las tinieblas, representadas en la parte inferior del cuadro; y la luz, en la superior”. La obra ya fue expuesta en 2012 en Sevilla, gracias al empeño de la Hermandad del Museo para que formara parte del ciclo 'La obra invitada' del Museo de Bellas Artes.

  ‘Éxtasis de San Francisco de Asís’ representa a San Francisco de Asís en actitud extática y contemplando a un ángel que toca un violín, y procede del claustro chico del desaparecido convento de San Francisco de Sevilla. La escena que se desarrolla en el lienzo está inspirada en un pasaje de los escritos de San Buenaventura, que fue el primer biógrafo de San Francisco de Asís, protagonista de esta obra y fundador de la Orden de los Franciscanos.

  Por otro lado, son siete las versiones de la Magdalena pintadas por Murillo que han llegado hasta nosotros. La obra de la Academia que viajará a Sevilla pertenece a un momento temprano de la actividad del artista, coincidiendo estilísticamente con otras de similar factura de los años 1650-55. En estos años, Murillo trata de forma insistente asuntos religiosos con una técnica tenebrista, recreándose en la consecución de marcados efectos de contraste entre la luz y la sombra.

  ‘San Diego de Alcalá y los pobres’ representa uno de los episodios más difundidos en relación con San Diego. El santo aparece a cargo de la olla con la comida para los indigentes, pero estos vienen en gran número, por lo que San Diego recurre a la oración y la olla no se agota. “Los protagonistas del lienzo son personajes de la Sevilla de Murillo que con toda seguridad dibujó para luego trasladarlos al lienzo. En esta inspiración en la realidad es donde reside gran parte de su éxito”, añade Valdivieso.


El Hospital de La Caridad exhibe los dos grandes Murillos restaurados por el IAPH  

  El Hospital de La Caridad de Sevilla acoge la exposición ‘Murillo cercano. Miradas cruzadas’, que muestra dos cuadros de Bartolomé Esteban Murillo (‘Moisés haciendo brotar el agua de la roca de Horeb’ y el ‘Milagro de la multiplicación de los panes y los peces’) tras su restauración por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH).

La investigación y restauración de estos dos cuadros, ambos Bienes de Interés Cultural, han sido posibles gracias a un convenio firmado por la Consejería de Cultura, la Fundación bancaria La Caixa y la Hermandad de la Caridad. La intervención ha supuesto una inversión total de 240.026 euros, de los cuales 131.837 han sido aportados por la Fundación bancaria La Caixa, 93.189 euros del IAPH (dependiente de la Consejería de Cultura) y 15.000 de la Hermandad de la Caridad.

  Los lienzos podrán verse desde el 31 de marzo en la Sala de Exposiciones Temporales del Hospital de la Santa Caridad de Sevilla con una particularidad: la exposición mostrará las obras restauradas como nunca han sido expuestas. Y es que Murillo las proyectó para su colocación a seis metros de altura en los muros del presbiterio de la Iglesia de la Caridad, donde se encontraban hasta su restauración, y ahora será posible la contemplación a la altura de la visión humana de sus extraordinarios detalles artísticos.

  La intervención sobre estos dos lienzos en los talleres del IAPH, que se ha prolongado durante un año, ha contado con un programa de visitas guiadas, concertadas y gratuitas, por el que pasaron casi 5.000 personas y con el que se ha pretendido acercar la restauración de los dos lienzos al público y mejorar la conciencia colectiva de la conservación y preservación del patrimonio histórico.

  Los dos cuadros, ambos de iguales dimensiones (333 x 550 centímetros aproximadamente), son óleos sobre lienzo con marco de madera tallada y dorada. La intervención del IAPH ha permitido mejorar la apreciación e interpretación formal de las obras, logrando un resultado estético acorde a su gran valor patrimonial y sus características materiales. Así, se ha actuado sobre los elementos degradados realizando acciones curativas, incidiendo en las causas del problema más que en los efectos y limitando la actuación al mínimo, para garantizar su seguridad y perdurabilidad.

  Las restauradoras del IAPH, Rocío Magdaleno y Lourdes Núñez, que han trabajado nueve meses en las obras, han señalado que “la investigación ha ocupado un lugar muy importante en el proyecto” y que se han analizado todos los cuadros para conocer la paleta del pintor. “La intervención ha significado recuperar la luz, el color, el espacio y la atmósfera de Murillo, que con sus pinceladas consigue una composición magnífica”, ha apuntado Magdaleno, y su compañera ha recalcado el atrevimiento del maestro a la hora de aplicar los colores y ha añadido que “nos encontramos ante una ocasión única porque los dos cuadros, que son totalmente diferentes, están hechos para ser vistos desde una distancia y ahora tenemos la oportunidad de verlos a la altura de los ojos”.

  La restauración de los lienzos coincide con la celebración del Año Murillo, que conmemora el cuarto centenario del nacimiento del pintor sevillano, y con el ciclo de conferencias “Murillo y la Caridad” que acoge desde este mes y hasta mediados de mayo CaixaForum Sevilla. La cita pretende difundir la espiritualidad, iconografía, significado y contexto de ambas obras así como el proceso de restauración al que han sido sometidas.



Clausurado el Congreso Internacional que ha supuesto "un antes y un después" en la interpretación de Murillo y su obra

  El Hospital de La Caridad fue el escenario elegido para la clausura del Congreso Internacional de Año Murillo,  tras cuatro días de conferencias, debates y visitas que, destacan los participantes, nos devuelven una nueva imagen del maestro, despojada al fin de prejuicios y fabulaciones y abordada desde perspectivas insólitas como la literatura, la economía o la familia en la Sevilla barroca.
  Según el director científico del Congreso, Benito Navarrete, “hay una sensación generalizada de que el nivel de las ponencias ha sido muy alto. Además de los debates tan enriquecedores que han surgido al final de cada una de las cuatro jornadas, podemos afirmar que estamos ante una nueva interpretación de la figura del maestro. Estas investigaciones nos confirman que Murillo no es un personaje tan fácil como nos han hecho pensar”.

  En este sentido, destaca el estudio que el propio Navarrete ha presentado en el Congreso en torno a la obra de Jacob encargada a Murillo por el marqués de Villamanrique y que se expuso en Santa María La Blanca. “Los paisajes que aparecen están íntimamente relacionados con la no mancha de la Concepción, lo que demuestra que hay una intencionalidad en todo lo que hace Murillo y que su discurso es el de la sociedad en la que le tocó vivir, de modo que no podemos entender su obra sin atender a criterios políticos, sociales, religiosos…”.

  Otra de las cuestiones que se ha puesto de manifiesto estos días es la virtud de Murillo como gran comunicador de todos esos discursos de su tiempo, como “el mejor narrador de historias de la pintura española antes de Goya”, según destacó en la conferencia inaugural Javier Portús, conservador jefe de Pintura Española (hasta 1700) del Museo del Prado.

  Entre las ponencias también ha destacado la de Xavier Salomon, conservador jede de la Frick Collection de Nueva York, dedicada a los retratos de Murillo, un asunto escasamente abordado por los historiadores. La Frick y la National Gallery de Londres han coorganizado una exposición en torno a esta temática con la que se suman al cuarto centenario del maestro. “Para esta muestra reunimos por primera vez desde 1709 los dos únicos autorretratos conocidos de Murillo”, señala.

  Otra de las conferencias que se han adentrado en terrenos no transitados hasta la fecha es la ofrecida por José Ramón Marcaida López, de la Universidad de St. Andrews, en la que la noción de ingenio ha servido de hilo conductor para explorar la pintura de género de Murillo desde una perspectiva interdisciplinar que ha incluido referencias a la ciencia, la filosofía, la literatura y la cultura visual de la época. El examen de Marcaida López ha incluido el ingenio y las mañas de Murillo en tanto que elementos clave para la gran acogida de sus pinturas, así como la imagen que quiso proyectar de sí mismo a través de ellas. Su ponencia se enmarca en un proyecto de investigación financiado por la Unión Europea con sede en la Universidad de Cambridge dedicado a estudiar el ingenio en la edad moderna.

  Muy interesante resultó también la charla de Bartolomé Yun, de la Universidad Pablo de Olavide, centrada en las representaciones del hijo pródigo tanto del Hospital de la Caridad como de la serie de la National Gallery de Dublín. Su ponencia abunda en la idea de situar a Murillo como parte de un contexto social y mental no sólo sevillano sino de la Europa de entonces. “Estudio cómo las tensiones de la familia del XVII se reflejan en el hijo pródigo y cómo los espectadores de la época lo leían desde la perspectiva de su familia y de la necesidad de autocontrol de las pasiones y del gasto económico que se hace en función de esas pasiones. La idea más novedosa es que esto nos permite contextualizar la parábola en el discurso moral de la época y en la familia del siglo XVII. Hablamos de una familia que necesita actuar como una unidad y que, al mismo tiempo, es jerárquica y desigual, de modo que funciona como un nido de conflicto”. “Si ponemos esta iconografía en el contexto de manifestaciones literarias de la época, vemos que Murillo habla de algo que es muy cotidiano para los sevillanos y para todos los europeos. Él es el pintor de la Contrarreforma, está absorbiendo los problemas de la época y lo hace de forma consciente, pues la elección iconográfica no parece casual. No obstante, lo que hace es transmitir una idea que está inmersa en a sociedad”, añade Yun.

  El Congreso también ha contado con interesantes intervenciones por parte de instituciones andaluzas, como el Museo de Bellas Artes, el IAPH y la Universidad de Sevilla, y ha servido de marco para presentar los dos primeros títulos de la colección de publicaciones de Año Murillo, ‘Corpus Murillo’, de Pablo Hereza, y la reedición del clásico ‘La fortuna de Murillo’, de María de los Santos García Felguera.

  Además, ha habido lugar para exclusivas, como la desvelada por James Macdonald, de Sotheby’s, en su charla, durante la que contó que el ‘Ecce Homo’ de Murillo que se subastó en la prestigiosa casa británica volverá a España tras su adquisición por parte de una colección nacional el pasado mes de julio.

  Otra prueba del éxito de la propuesta es la cantidad de personas que, más allá del mundo académico, ha visionado las ponencias y debates vía streaming, lo que demuestra el interés que Murillo despierta en la sociedad. Durante el Congreso, Año Murillo seguía sumando cifras récord a sus diferentes eventos: mientras se han alcanzado estos días 600.000 visitas, la muestra ‘Murillo y su estela en Sevilla’ superó el miércoles las 50.000, un dato que la convierte en la más vista de la historia del Espacio Santa Clara.

  El nuevo Murillo descubierto a la luz de este congreso se define como una persona culta, con unos comitentes igualmente cultos que le contratan por el poder que tienen sus imágenes y la facilidad con la que llega al público. Sin embargo, más allá de su capacidad de empatía, esta cita académica ha puesto de manifiesto su conocimiento del medio, su altura intelectual y el complejo fondo que encierran sus pinturas.


Endesa se suma al Año Murillo iluminando la Iglesia de la Magdalena

  La Fundación Endesa ha inaugurado la iluminación artística del interior de la Iglesia de Santa María Magdalena, una de las joyas barrocas de la capital hispalense declarada Bien de Interés Cultural, sumándose así a los actos de celebración del Año Murillo.
   Según ha informado la fundación en un comunicado, este proyecto de iluminación artística se ha realizado siguiendo criterios de sostenibilidad y eficiencia energética y de respeto al medio ambiente. De este modo, el templo barroco "resplandece con tecnología de alta eficiencia que destaca las singularidades del presbítero, la capilla sacramental, el coro y el bajo coro, las naves, la cúpula central, las capillas, los altares laterales, la sacristía y el despacho parroquial".
  Para ello, la Fundación Endesa ha invertido 65.000 euros en la instalación de 680 puntos lumínicos, distribuidos en 32 encendidos diferentes, lo que le aporta mayor

flexibilidad y versatilidad de usos. La potencia total instalada es de solo 13,5 kilovatios, equivalente al consumo de un par de radiadores de aceite. En este sentido, la nueva instalación supone una reducción en el consumo de energía respecto a una instalación convencional del 60 por ciento, minimizando así la emisión de CO2 a la atmósfera.

  Esta iluminación ha sido concebida en dos niveles diferenciales, el primero se ha realizado en la cúpula central con luz envolvente para resaltar las pinturas y dorados de las bóvedas y el segundo nivel del proyecto lumínico se ha realizado con proyectores extensivos de luz cálida, para resaltar los retablos, frescos y esculturas.

  Además se ha previsto para el altar mayor unos proyectores intensivos que destacan las imágenes de Santa María Magdalena y las dos imágenes del apóstol San Pablo, así como el resto de esculturas y los frescos pintados de los doce apóstoles.

  Gracias a esta nueva iluminación se podrán apreciar mucho mejor las obras que alberga esta iglesia, incluida en el itinerario del Año Murillo y donde recientemente se ha inaugurado la exposición de 'Los Esteban Pérez-Murillo, una familia de feligreses en la Real Parroquia de Santa María Magdalena', una muestra de documentos biográficos y libros de bautismo que exhibe la vinculación con esta parroquia de la familia de Bartolomé Esteban Murillo. Allí se casaron  los progenitores del pintor y el propio bartolomé Esteba Murillo fue bautizado el 1 de enero de 1618.

  Durante su trayectoria, la Fundación Endesa ha iluminado nueve de los 20 monumentos que forman parte del itinerario de edificios históricos de la conmemoración del nacimiento de este pintor universal, como son la Catedral, el Palacio Arzobispal, el Real Alcázar, el Hospital de la Caridad, la Casa Pinelo, la Iglesia de Santa María Blanca, el Convento de San Leandro, el Monasterio de San Clemente, y la Iglesia de Santa María de la Magdalena, cuya Capilla del Dulce Nombre de Jesús ya había sido iluminada anteriormente por la Fundación Endesa.

Comienza en el Alcázar un ciclo de visitas teatralizadas sobre Murillo

  Desde el jueves 1 de marzo, el  El Real Alcázar de Sevilla estrena un ciclo de visitas nocturnas teatralizadas que están dedicadas específicamente al pintor Bartolomé Esteban Murillo. Con ellas, el monumento "enriquece" la programación oficial concebida por el Ayuntamiento para la conmemoración del IV centenario del nacimiento del genial artista (Año Murillo), según destaca el Consistorio en una nota en la que precisa que las visitas estarán representadas por la Compañía Teatro Clásico de Sevilla, adjudicataria del contrato de visitas teatralizadas para el bienio 2017-18, cuyo presupuesto se elevó a 249.260 euros.

Si bien el pintor no realizó ningún cuadro para este conjunto palaciego, su producción artística está estrechamente relacionada con el mismo y, además, en él se conserva una de sus pinturas: 'San Francisco Solano y el toro', ejecutada por el artista para el Convento de San Francisco, según recuerdan desde el Ayuntamiento.

  El dramaturgo Alfonso Zurro es autor del texto de ficción utilizado por la compañía Teatro Clásico de Sevilla, dirigida por Juan Motilla, para estas visitas teatralizadas, dedicadas a Murillo.

La representación transcurre por el Patio de la Montería -'El joven Murillo'. Corre el año 1633, y al joven Bartolomé Esteban Murillo, de 15 años, le ha sido denegada la marcha a América. Acude al Corral de Comedias de la Montería, donde trabaja como cómico un familiar suyo, el cual le solicitará pintar teloncillos y otros artificios para el teatro --el Palacio del Rey Don Pedro-- 'Comprar Murillos'.

  En 1729, Felipe V y su corte se instalan en el Alcázar. Es el llamado lustro real de Sevilla. La reina, Isabel de Farnesio, coleccionista de arte, sabe que en las Colecciones Reales no poseen ninguna obra de Murillo, al que admira. Y ahora que está en Sevilla, va a intentar comprar todos los cuadros de él que le sean posible- y finalizará en torno a los Jardines y el Palacio Gótico, 'La exposición de murillos'.

  En el año 1767, Pablo de Olavide es enviado por Carlos III a Andalucía para proyectos de colonización y de culturización. Olavide, instalado en el Alcázar, organiza a menudo tertulias al modo francés que adquieren fama y renombre. En el año 1774, estando ya cerca el primer centenario de la muerte de Murillo, planea para la fecha una gran exposición de sus cuadros en el Alcázar.  

  Los personajes que aparecen en la visita son Silvestre Galán --actor del corral de comedias de la montería--; Leandra de Salvia --actriz del corral de comedias de la montería--; la Duquesa de arcos --Dama de compañía de la reina--; la reina Isabel de Farnesio --esposa del rey Felipe V--; el músico Pablos de Marchena--; la bailarina Julianita 'la Tormentas', la marquesa de Villanueva --importante dama de la nobleza sevillana--; Don Pablo de Olavide --asistente real en Sevilla--, y la danzarina italiana Marcella Perinnia, además del propio pintor Bartolomé Esteban Murillo.

  Las visitas arrancan este jueves, día 1 de marzo, con cuatro pases diarios los jueves y viernes entre las 21,00 y 22,30 horas, y con reservas exclusivamente a través de la web. Son 45 personas por turno, a un precio único de 14 euros. El ciclo continuará hasta finales del mes de octubre.


Más de 50 ponentes estarán presentes en el Congreso Internacional del Año Murillo

  El Congreso Internacional ‘Murillo ante su centenario. Perspectivas historiográficas y culturales’, que se celebrará entre el  19 y el 22 de marzo, contará con 52 grandes expertos de todo el mundo que acercarán al público especializado las aportaciones más relevantes en torno al maestro. Además, el público no inscrito podrá visionar de forma virtual a todas las charlas, pues se retransmitirán vía streaming. Esta cita es una de las iniciativas más ambiciosas del programa cultural con el que Sevilla celebra desde el pasado mes de noviembre los 400 años del nacimiento de uno de los pintores más importantes del arte barroco.
   El Congreso, de carácter gratuito para los seleccionados, 100 personas escogidas por su currículum, pretende ser un foro de debate para los expertos e implica el cierre de un acuerdo de colaboración entre el Ayuntamiento y la Universidad de Sevilla a fin de ahondar en la investigación sobre la producción murillesca. El punto de partida del Congreso es un simposio que se celebró en Sevilla en el año 1982 con motivo del aniversario del fallecimiento del artista. Frente a aquella primera cita, este programa académico quiere llegar más lejos buscando una mayor internacionalización de los ponentes, entre los que figuran nombres como Peter Cherry, Victor Stoichita, Guillame Kientz, Javier Portús, Fernando Marías y Felipe Pereda, entre otros grandes estudiosos del periodo, muchos de ellos vinculados a las pinacotecas e instituciones académicas más prestigiosas del mundo. Entre la nómina de expertos figuran conservadores de museos, restauradores, investigadores y profesores universitarios.
  El programa se vertebra en torno a nueve líneas principales que constituyen los ejes para poder diseccionar la obra y trascendencia de Murillo en su cuarto centenario: Los dibujos de Murillo y la reproducción de sus obras/ La técnica de Murillo/ Murillo y Sevilla/ Murillo y los géneros de la pintura/ Murillo y la Santidad/ El coleccionismo y la estimación de Murillo/ El descubrimiento de Murillo en Europa y América/ Sugestiones, intercambios y mutaciones entre el arte y la literatura/ La fortuna crítica y estética de Murillo en el siglo XVIII, XIX y XX. Javier Portús, conservador jefe de Pintura española del Museo Nacional del Prado, será el encargado de inaugurarlo en el Paraninfo de la Universidad de Sevilla con una disertación historiográfica titulada ‘Murillo hoy y mañana’. El acto estará presidido por el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, el rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, la directora general de Cultura, Isabel Ojeda, y el director del Congreso, Benito Navarrete. Ese mismo día se presentará el libro de Pablo Hereza ‘Corpus Murillo’, el primer volumen publicado al calor de la efeméride y que reúne toda la documentación relacionada con la biografía del maestro. El libro recoge todos los documentos conocidos y transcritos del autor, muchos de ellos inéditos hasta la fecha, además de un análisis crítico riguroso. En el marco del Congreso también se celebrará, el día 22, la presentación de ‘La fortuna de Murillo’, de María de los Santos García Felguera. Este tomo, reeditado por la Diputación Provincial de Sevilla y el Ayuntamiento con motivo del cuarto centenario, llega actualizado y con ilustraciones a color. La clausura, que se celebrará en la Iglesia de San Jorge del Hospital de la Caridad, correrá a cargo del prestigioso catedrático de la Universidad de Friburgo Victor Stoichita, quien hablará de ‘Los velos de Murillo’, una ponencia con la que los organizadores del Congreso quieren enfatizar en las muchas lecturas que tiene la obra del maestro y en el hecho de que su pintura está todavía abierta a múltiples interpretaciones. “Es un artista mucho más complejo de lo que hasta ahora se nos ha permitido ver”, señala Navarrete.

"Pinta tu Murillo", un homenaje popular para recrear la Inmaculada Colosal

  El proyecto "Pinta tu Murillo" consiste en la reproducción en gran formato de la Inmaculada Colosal, una de las obras más reconocibles y brillantes del maestro. En él podrán participar miles de personas para homenajear a Murillo pintando una réplica cuyo tamaño final será de 26x14m, ocupando 364 metros cuadrados y se ubicará en la fachada de El Corte Inglés de la Plaza del Duque de la Victoria. Con esta acción de street marketing, la cadena de centros comerciales se suma a la efeméride y celebra también el 50 aniversario de su tienda de El Duque.
  Más de 10.000 personas participarán en esta iniciativa impulsada gracias al acuerdo de colaboración entre la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Sevilla y El Corte Inglés.
   Para garantizar la perfecta ejecución de la obra, ‘La Colosal’ ha sido escaneada y sometida a un pixelado digital. A cada píxel se tiene asignado un código único pantone o ral para garantizar la reproducción exacta de cada color. Cada pieza, con tamaños variables de 6,25x6,25cms, 7,5x7,5cms y 15x15cms, será pintada por un ciudadano, convirtiendo al público general en el auténtico protagonista y destinatario del proyecto.

  Para participar se han habilitado dos talleres de pintura situados en el exterior de El Corte Inglés en la Plaza del Duque y en el Museo de Bellas Artes en la Plaza del Museo. En ambas sedes se pintarán dos tablillas por persona que, tras ser validadas, se separarán: una de ellas irán destinada al gran óleo y la otra será devuelta al participante con un sello oficial numerado en su parte trasera. Se ofrecerá a los participantes dos tablillas, un pincel o rodillo y un bote de pintura con el color adecuado.

  Para reservar plaza en los talleres: reservas@pintatumurillo.com


FeMÀS se inaugura "Bajo el signo de Murillo"

  El día 1 de febrero  arranca la trigésimo quinta edición del festival de música antigua de Sevilla, FeMÁS. En esta ocasión, el festival más longevo de la ciudad, estará centrado en la figura de Murillo y, por tanto, de la música barroca, por lo que se suma al compositor Händel.
  Celebrando el IV centenario del gran maestro pintor, habrá distintos ciclos musicales, dentro de los que se enmarca "Bajo el signo de Murillo" que se ha unido al ya tradicional FeMÀS . Este primer ciclo inaugural  se celebra del 1 de febrero al 1 de marzo y estará coordinado por el violagambista Fahmi Alqhai, director de FeMÀS y demuestra el gran nivel del que presumen las formaciones locales de música antigua.

  Este ciclo tiene como escenario dos capillas emblemáticas de la ciudad, la iglesia de la Santa Caridad y la de San Luis de los Franceses, ambas grandes símbolos del arte barroco. Los conciertos serán de entrada gratuita y descubrirán al público las composiciones de la época de Murillo relacionadas con Sevilla.
    Los conciertos  de este primer programa musical del Año Murillo harán vivir al público las variaciones que el siglo XVII realizó sobre esa gran tradición precedente. “Todo lo que vamos a escuchar es la música religiosa que se interpretaba en la Sevilla de entonces”, ha aportado Alqhai. En este sentido, destacan las piezas dedicadas a un tema tan murillesco como la Inmaculada Concepción. “Hablamos de una ciudad en la que un 80 por ciento de los libros tenían esta temática; en la música sucede algo similar”, expone el violagambista.

  Además, Femàs, como otros festivales sevillanos a lo largo de 2018, también encerrará un guiño a Murillo en su cuarto centenario, ha recordado la directora de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Isabel Ojeda. Por ello, la gran cita de música antigua de la ciudad celebrará dos conciertos que coinciden con la muerte del maestro, un réquiem interpretado por la Orquesta Barroca de Sevilla.

También se destaca la ópera que se estrenará en el teatro de la maestranza por primera vez en Sevilla de Händel. Será una de las más conocidas: Rinaldo.

  Inaugura el ciclo el 1 de febrero la formación Marizápalos con el concierto ‘Murillo, lienzos sonoros', en San Luis de los Franceses. Le sigue, el martes 6 de febrero, Vocal Ensemble, que interpretará en el Hospital de la Caridad ‘Ave Virgo’. El jueves 8 de febrero será el turno de Vandalia, que ofrece, de nuevo en San Luis de los Franceses, el programa ‘Murillo y la tradición’. El martes, 13 de febrero el Coro de Cámara del CSMS Manuel Castillo interpretará en San Luis el programa ‘Carlos Patiño: tonos divinos y humanos’. La Ensemble Alfonso Lobo actuará en La Caridad el día 15 con el programa titulado ‘Bartolomé Esteban Murillo y Alonso Lobo de Borja’.  Por su parte, Rafael Ruibérriz & Cuarteto Goya interpretarán, el martes 20 de febrero en la Caridad ‘Los Murillos del infante Luis’. Jeu D’harmonie se centrará, el jueves 22 de febrero, también en la Caridad, en la ‘Devoción mariana en el Barroco’. Y cierra el ciclo Andrés Cea el 1 de marzo con Cinco cuadros de Murillo, también en la Caridad.

  Todos lo conciertos son a las 20.30 y gratuitos. La entrada se puede recoger hasta una hora antes del comienzo de cada recital en el espacio donde se celebra.



La Hermandad del Museo organiza un ciclo de conferencias sobre Murillo

  La Hermandad del Museo organiza, en su Capilla de la Expiración, un ciclo de conferencias para conmemorar el cuarto centenario del nacimiento de Murillo. La cofradía decana del Lunes Santo está intimamente ligada al gran pintor sevilllano puesto que un su Capilla de la Expiración se veneraba la Resurrección del Señor en un cuadro pintado por Bartolomé Esteban Murillo.                    Desgraciadamente durante la invasión francesa nuestra Capilla fue saqueada y este magnífico lienzo, junto con otros también de gran valor e incluso el suelo de mármol, acabaron como botín francés. Actualmente la obra puede contemplarse en la Real Academia de San Fernando de Madrid.

  Por este motivo la Capilla de la Expiración es uno de los lugares a visitar en los Itinerarios del Año Murillo, contando con una reproducción del cuadro citado, además del stand con planos de estos itinerarios y el sello correspondiente para el Pasaporte Murillo puesto en marcha por el Ayuntamiento de Sevilla.
  En este ciclo de conferencias coordinado por la Hermandad del Museo participan ponentes de primera fila en la investigación y difusión de distintos temas relacionados con el maestro sevillano.

  Comenzará este ciclo el día 25 de enero, con la intervención de Ignacio Cano Rivero, Jefe del Departamento de Difusión del Museo de Bellas Artes de Sevilla, encargado de la programación, organización y coordinación de actividades y exposiciones temporales. Actualmente es el responsable de la difusión de la exposición Murillo y los Capuchinos de Sevilla en el Museo de Bellas Artes de nuestra ciudad. Se doctoró en Historia del Arte con su tesis Pintura sevillana y la invasión francesa: La colección del Mariscal Soult. Disertará sobre Murillo y el Mariscal Soult.

  El día 9 de febrero será Ana Isabel Gamero González quien intervenga. Ana Isabel Gamero es Conservadora del Patrimonio Artístico de la Catedral de Sevilla, licenciada en Bellas Artes, especialista en Restauración y Conservación de Obras de Arte. Entre sus múltiples obras ha intervenido en pinturas catedralicias de Zurbarán, Pacheco, Herrera y el mismo Murillo. Obra suya ha sido la magnífica restauración de las pinturas de los techos de las salas nobles del Palacio Arzobispal. Es también la comisaria de la exposición Murillo en la Catedral: la mirada de la Santidad en la Seo sevillana. El título de su conferencia es Murillo y la Iglesia en Sevilla.

  Al mes siguiente, el 8 de marzo, tendremos una conferencia compartida. Comenzará Rocío García Franco, Historiadora del Arte y Master en Patrimonio Artístico Andaluz y su Proyección en Iberoamérica con una disertación sobre Murillo y la Virgen de las Aguas, repasando el influjo del artista barroco en Cristóbal Ramos, escultor del siglo XVIII. Continuará Fernando Azancot Fuentes, licenciado en Ciencias Políticas y Económicas por la Universidad de Madrid, articulista e historiador, Cronista Oficial de la Hermandad del Museo. Entre otro libros es autor de Noticias Históricas de la Hermandad del Museo y otras reflexiones. Su conferencia versará sobre La huella de Murillo en la Capilla de la Expiración.

  Cerrará este ciclo Enrique Valdivieso González el viernes 16 de marzo. Catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla. Historiador del Arte que ha dedicado su vida al estudio de la pintura sevillana desde sus inicios hasta el siglo veinte, con multitud de publicaciones destacando Historia de la Pintura Sevillana, Murillo: sombras de la tierra, luces del cielo, Murillo. Catálogo razonado de pinturas, o Recuperación visual del patrimonio perdido: conjuntos desaparecidos de la pintura sevillana de los Siglos de Oro. Este vallisoletano es Trianero Adoptivo desde 2015 por su labor en la recuperación del retablo de Santa Ana, y Medalla de Oro de la ciudad de Sevilla en 2017. Fue el comisario de grandes exposiciones como la dedicada a Murillo en Londres y Madrid de 1982, o la de Valdés Leal en Sevilla y Madrid en 1991. En la actualidad es el comisario de los Itinerarios Murillo. Su conferencia será Murillo recuperado.

Todas las conferencias comenzarán a las 21:00 horas en la Capilla de la Expiración de la Hermandad del Museo, excepto la última que tendrá como sede el Salón de Actos del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, en la calle Alfonso XII nº 51, a la misma hora que las anteriores.




"Reflejos de Murillo" rinde homenaje al gran pintor en el Ayuntamiento

  El Ayuntamiento de Sevilla se suma a la celebración del Año Murillo acogiendo en su Patio Mayor una exposición colectiva bajo el título "Reflejos de Murillo". La muestra, que podrá visitarse hasta el próximo 26 de enero en horario de lunes a viernes, de 10.30 a 13.30 horas y de 16.00 a 19.30 horas y los sábados de 10.30 a 13.30 horas, reúne las obras de 18 artistas, diferentes en sus estilos, muy vinculados al arte sacro y al ámbito de las Fiestas Mayores como pintores, cartelistas, escultores e imagineros, así como diseñadores de portadas Feria y del Corpus.
  "Reflejos de Murillo" está impulsada por el Distrito Casco Antiguo con la colaboración del Área de Fiestas Mayores, que se suma así a la celebración del IV Centenario del nacimiento del pintor sevillano. La muestra está comisariada por el profesor y doctor en Bellas Artes de la Universidad de Sevilla Huguet Pretel y los 18 artistas son César Ramírez, Clemente Rivas, Elena Montero, Fernando Vaquero, Francisco Borrás, Irene Dorado, Javier Aguilar, Javier Jiménez Sánchez-Dalp, Jesús Méndez Lastrucci, José Cerezal, Jose Manuel Peña, José Tomás Pérez Indiano, Juan Miguel Martin Mena, Luis Rizo, Miguel Caiceo, Nuria Barrera, Pepillo Gutiérrez Aragón y Raúl Rodríguez Fernández.
  Con esta exposición, este grupo de artistas pretenden brindar un homenaje y rendir tributo al pintor universal sevillano Bartolomé Esteban Murillo. La muestra recogerá de alguna manera la influencia que en pleno siglo XXI siguen ejerciendo sus obras en artistas como los que componen este plantel.
   “Esta exposición se suma a la apuesta que desde el Gobierno municipal se ha hecho por la conmemoración de esta efeméride”, ha señalado el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, así como del Distrito Casco Antiguo, Juan Carlos Cabrera, quien ha indicado que la muestra está protagonizada por artistas sevillanos o afincados en Sevilla muy vinculados al ámbito de las Fiestas Mayores “en el que ya han dado importantes muestras de su buen hacer con obras muy significativas en géneros como en el de la cartelería y no solo en nuestra ciudad, también a nivel regional y nacional”.


Presentado el Pasaporte oficial del Cuarto Centenario del nacimiento de Murillo

  El Ayuntamiento de Sevilla junto con todas las entidades que colaboran en la organización y difusión del Año Murillo han presentado el Pasaporte oficial. Se trata de una pieza de colección a través de la cual el visitante puede ilustrarse acerca de la vida y obra del artista mientras pasea por las calles de la ciudad y se adentra en los diferentes espacios que conforman los itinerarios de Año Murillo. El documento se entrega de forma gratuita en la Casa Murillo (C/ Santa Teresa, 8) y  tal y como señala el concejal delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, “se trata de un documento que nos recuerda la experiencia que compartimos durante la celebración de la Exposición Universal de Sevilla de 1992 a través de este libreto que se convierte en una guía y un incentivo para fomentar la información y las visitas a las diferentes exposiciones de la pinacoteca urbana en la que Sevilla se ha convertido durante la celebración de este centenario” .

  Como sucedió durante la EXPO 92, los visitantes recibirán el libreto en formato cuartilla con información de los lugares visitables y un espacio para colocar los diferentes sellos de cada lugar. Pasaporte Murillo se presenta en formato de libro, compuesto por 28 páginas y creado como otro elemento de promoción y difusión de Año Murillo. Próximamente estarán a disposición de los visitantes más de 30.000 ejemplares en español e inglés. Se entregarán de forma gratuita a los visitantes sólo en Casa Murillo, punto de partida de los itinerarios.

  Todos los textos que figuran en el pasaporte han sido redactados por la novelista y periodista Eva Díaz Pérez, autora de la novela ‘El color de los ángeles’, inspirada en la biografía del pintor. En las páginas del pasaporte, la escritora formula diversas preguntas al lector y le acerca las principales obras y episodios vitales de Murillo. El libro contiene referencias a la Academia de Pintura fundada por Murillo y a aspectos como la importancia de Sevilla en la carrera de Indias. Otros textos aluden a la vinculación de Murillo con la medicina, a su pasión por retratar la vida de su ciudad y a su querencia por incluir bodegones dentro de sus obras.

  El Archivo Municipal de Sevilla ha donado un grabado fechado entre 1667 y 1670, que actúa como fondo del pasaporte. La obra, que da cuenta de la destreza de Murillo como dibujante, representa ángeles y a San Juan Bautista con el cordero.

  Al final del libreto, los ‘viajeros’ de Año Murillo hallarán los recuadros para colocar el sello de cada lugar de estas rutas comisariadas por Enrique Valdivieso. Cada sello representa un detalle de una obra del pintor.



 ‘Murillo y la Facultad de Bellas Artes 400 años después’ abre sus puertas en Santa Inés

  La cuarta exposición de Año Murillo y la primera que homenajea al maestro desde la creación contemporánea y el ámbito universitario ya puede visitarse en Santa Inés.  ‘Murillo y la Facultad de Bellas Artes 400 años después’ presentada por la Universidad de Sevilla, y que podrá contemplarse entre el 12 de diciembre  y el 28 de enero de 2018, recoge la obra de más de 60 profesores de estilos e intenciones muy diferentes, con la producción murillesca como hilo conductor.
  Bartolomé Esteban Murillo, además de genio indiscutible del barroco, fue uno de los fundadores en 1603 de la Academia del Arte de la Pintura de Sevilla, la primera institución educativa dedicada en Sevilla a las Bellas Artes y la segunda en España.

  Un total de 60 obras del centro componen este proyecto de Año Murillo comisariado por Fernando Infante del Rosal y Marisa Vadillo Rodríguez. A través de cuatro salas el visitante asiste a diversos homenajes a la producción murillesca ejecutados desde varias disciplinas.

  La primera sala acoge el espacio ‘Las calles del Olimpo’, que refleja visiones sociales similares a las de Murillo, con temas recurrentes como la infancia y las ventanas. Otro de los puntos destacados de esta primera estancia es ‘Honesta Soberanía’, que rehace con ironía el grado de distancia propio de los autorretratos de Murillo.

  La siguiente parada en la ruta es ‘La época visitada’, que aúna visiones barrocas que consiguen reconstruir los valores escenográficos, las adaptaciones de los mitos y la iconografía del tiempo del artista.

  Frente a esta puede visualizarse ‘Objeto y alegoría’, que interpreta el sistema de los objetos de Murillo y sus disposiciones, así como el valor simbólico de muchas de sus obras. Este punto funciona como ejemplo de la importancia que cobra lo secundario en las creaciones del pintor.

  ‘Sacramento y trascendencia’ es la tercera sala. En ella puede contemplarse un retablo contemporáneo de estilos e intenciones muy dispares en el que cobran protagonismo los temas religiosos y sagrados. Uno de los símbolos pictóricos de Murillo fueron sus Inmaculadas, que en el espacio ‘En el primo instante’ se reinterpretan como un modelo de representación más allá de su propia significación.

  Según los comisarios, lo más característico de la exposición es la gran proximidad que existe entre las obras, al más puro estilo de los antiguos gabinetes de maravillas o de los tapissiers de los Salones de París, otorgando una sensación de diálogo y conexión entre las piezas. Un reflejo, al cabo, de la colaboración universitaria y la experiencia compartida que hace que la Facultad de Bellas Artes de Sevilla siga evolucionando 400 años después.



la Casa Murillo, kilómetro 0 de los dos itinerarios oficiales

  La Casa Murillo, declarada Bien de Interés Cultural el 8 de marzo de 1995 y enclavada en el corazón del barrio de Santa Cruz, permitirá que el visitante no solo la visualizase como un museo sino como un centro de interpretación, adaptado a las nuevas tecnologías, en torno a la vida y obra del pintor sevillano.

  El historiador Enrique Valdivieso, uno de los mayores expertos en la obra del maestro, ha sido el encargado de diseñar la nueva fisonomía de Casa Murillo, que además de acoger diferentes talleres en sus recuperadas estancias, contará con una tienda y una sala de proyección audiovisual, donde podrá disfrutarse del documental ‘Murillo, el último viaje’, producido por Talycual y dirigido por José Manuel Gómez Vidal.

  Desde la Casa partirán  los itinerarios oficiales del IV Centenario del nacimiento del pintor.  La ruta principal, denominada 'Tras los pasos de Murillo', contempla 20 espacios culturales. Tras dejar la Casa Murillo, el itinerario conducirá a los visitantes hasta la Catedral de Sevilla, templo en el que una nueva exposición, 'Murillo y la mirada de la Santidad', ahondará, a través de 15 murillos y desde el día 8 de diciembre, en la vinculación de la pintura del maestro sevillano con la Iglesia. Además de la Catedral, el Palacio Arzobispal también cobra protagonismo en esta ruta. Allí podrán contemplarse hasta cuatro obras del autor.

  Aunque directamente no realizó pinturas para el Real Alcázar, allí se expone la pintura ‘San Francisco Solano y el Toro’, fechada a mediados del siglo XVII. Desde el Alcázar el itinerario llevará a los visitantes hasta el Archivo de Indias, sede de la pionera Academia de Pintura fundada por Murillo y por Francisco Herrera el Joven en 1660. Posteriormente, se conocerá el legado artístico de Murillo en el Hospital de la Caridad, el Hospital de los Venerables y el Convento de San Francisco.

  Más adelante se puede conocer la Parroquia de la Magdalena, donde se encuentra la pila en la que fue bautizado Murillo el 1 de enero de 1618 y donde probablemente estuvo situada, justo a la izquierda del ábside, su casa natal. El Museo de Bellas Artes también es un punto imprescindible en este paseo, pues desde el 28 de noviembre puede disfrutarse allí de la muestra Murillo y los capuchinos de Sevilla. Además, en la Capilla de la Expiración de la Hermandad del Museo puede verse la obra ‘Resurrección de Cristo’ (1650-1655).

  Otros puntos del itinerario son la Casa de los Pinelo, la Iglesia de Santa María la Blanca, la Plaza de Santa Cruz, la Casa de Pilatos, el Monasterio de San Clemente, el Convento de San Leandro y el Palacio de las Dueñas.

  El segundo itinerario 'Las miradas de Murillo', permite al visitante acercarse a la obra del maestro a través de las temáticas que abordó en ellas. Así, la Santa Infancia, las Inmaculadas, los niños, retratos, visiones y éxtasis, naturalezas muertas y bodegones, instrumentos musicales y vestimenta y moda, entre otros.



"Murillo y su estela" ya se puede visitar en Santa Clara

  La exposición ‘Murillo y su estela en Sevilla’, comisariada por el profesor Benito Navarrete, uno de los mayores expertos en la obra del pintor, tiene ya abiertas sus puertas en el Espacio Santa Clara, y así será hasta el 8 de abril de 2018. Esta muestra, considerada la exposición más ambiciosa del Año Murillo, cuenta con 62 piezas entre las que se encuentran algunas de las obras maestras del genial pintor.  La entrada es gratuita para los sevillanos. y se puede adquirir en www.murilloysevilla.org.

  La exposición es un viaje en el tiempo que demuestra la importancia de las imágenes visuales creadas por el maestro sevillano y su vigencia de forma intemporal a lo largo de la historia, desde el siglo XVII al XIX. “Las supervivencias de sus modelos se constatan como latencias contextualizando en el discurso expositivo las obras de la colección municipal del Ayuntamiento de Sevilla, cuyo patrimonio ha sido imprescindible para poder crear este discurso”, explica el comisario.

  Murillo ha sido uno de los pintores españoles que ha gozado de un mayor poder de impacto en el espectador. La fortuna y el aprecio de sus obras trascendió en vida del artista, considerándose un mito viviente precisamente por voluntad propia y por la de los que lo encumbraron como el mejor pintor de la ciudad.

  La impresionante cantidad de sus pinturas que aparecen reflejadas en los inventarios de bienes en el siglo XVII revelan que en su siglo fue el artista más coleccionado en Sevilla, elevándose su presencia a 210 originales y 53 copias de sus pinturas en 79 de las diferentes colecciones. Esta circunstancia indica que no tuvo rival y que consiguió crearse una fama que le sobrevivió. Murillo posee una capacidad para renovar una estética y crear una nueva y personal que, como una estela, iba a arrastrar su universo creativo como si de supervivencias se tratara a lo largo del tiempo, como ejemplo de su fortuna y arraigo incluso en el subconsciente de los artistas.

  El poder de sus imágenes reside en cómo afloraron a lo largo del tiempo gracias a la memoria que había de las mismas, lo que consiguió convertirlo en un artista anacrónico precisamente porque es más importante la imagen que las circunstancias históricas en las que esa representación fue creada. Esa estela de imágenes que han seguido es consecuencia en muchas ocasiones de una “memoria involuntaria” y así es como muchos de los modelos creados por Murillo tienen ese poder de aparición, porque se despliegan con el paso del tiempo más allá de su propia visibilidad.

  Un total de 62 obras contribuyen a mostrar esta latencia. Entre ellas, contemplaremos algunas de las pinturas más originales del maestro y otras que demuestran la atracción de su gusto y estética en la pintura, la escultura y la fotografía.

Los hallazgos de la investigación

  De esta forma, se demuestra la importancia de los modelos del maestro y el hallazgo de una de estas imágenes de santidad que permanecía en el denominado Salón Montpensier de la Casa Consistorial y que ha sido restaurada para la ocasión, revelándose como una de las grandes aportaciones de este proyecto expositivo, ya que el ‘Retrato del Venerable Fernando de Contreras’ (1470-1548) es el que pintó Murillo por encargo del canónigo de la catedral hispalense Juan de Loaysa y que se colocó en su Sacristía Mayor en 1673.

  Esta pintura que hoy se encuentra en las colecciones municipales pasó en algún momento a poder de los Montpensier, probablemente por querer encargar una copia del retrato por devoción o interés documental, quedándose en sus colecciones del Palacio de San Telmo y donada al Ayuntamiento por la Infanta María Luisa Fernanda de Borbón en 1898. Hasta el presente se tenía como una copia anónima del siglo XVIII.

  Los estudios que avalan la autoría de Murillo en esta obra han sido justificados por Benito Navarrete en el catálogo de la exposición, al copiar el pintor sevillano la ‘vera effigie’ de Luis de Vargas conservada en la catedral y tener la pintura la misma inscripción que relata Gabriel Aranda en el libro de la vida del Padre Contreras.

  Junto a esta pintura se dan a conocer obras inéditas producto de la investigación realizada. Así, el descubrimiento y atribución de la obra de Cornelis Shut ‘San José y el niño ante la visión de la cruz’, conservada en el Palacio del Pardo de Patrimonio Nacional y restaurada para la ocasión.

El histórico regreso de la ‘Virgen de la faja’ y de la ‘Virgen con el Niño’

  Entre los hitos sentimentales cabe destacar la vuelta, por vez primera a la ciudad desde que salieron, de la ‘Virgen de la Faja’, de colección privada que fue propiedad de los Montpensier en el Palacio de San Telmo, y la ‘Virgen con el Niño’, de Palazzo Pitti de Florencia, ambas pinturas de Murillo y de las que ahora se documenta su procedencia, la primera presente en el testamento del canónigo Juan de Federigui en 1673.

Además, se ha restaurado hasta un total de 14 obras de arte tanto del Ayuntamiento de Sevilla como de otras instituciones sevillanas, andaluzas, nacionales e internacionales. La exposición pretende demostrar la vigencia de los modelos de Murillo a lo largo del tiempo en cinco secciones que, de forma transversal, comparan sus tipos e interactúan creando diálogos entre la pintura, escultura, dibujo, grabado y fotografía.

  Los anacronismos que el público descubre gracias a la metamorfosis de la mirada son producto de esas latencias y de esos síntomas del gusto murillesco que aflora como producto de la memoria involuntaria, dejando latir las sensaciones y las pulsiones hasta la actualidad viajando a través de las secciones de la exposición: ‘La imagen religiosa y las devociones’, ‘La fortuna gráfica de sus modelos’, ‘Retrato de una sociedad’, ‘El espacio privado y los afectos’ y ‘Murillo después de Murillo’.

  Esta exposición ha sido el esfuerzo del Instituto de la Cultura y las Artes del Ayuntamiento de Sevilla (ICAS), que ha coordinado 35 entidades prestadoras de obras de arte de museos como el Museo Nacional del Prado, Patrimonio Nacional, Museo Thyssen-Bornemisza, Museo Lázaro Galdiano, Museo Nacional del Romanticismo, Biblioteca Nacional de España, Fundación Barrié de la Maza, Museo de Bellas Artes de Sevilla, Cabildo Metropolitano de la Catedral de Sevilla, Arzobispado de Sevilla, Fundación Infantes Duques de Montepensier, Hermandad de la Santa Caridad, Ayuntamiento de Móstoles, Ermita de Nuestra Señora de los Santos, Padres Carmelitas Descalzos de Baeza, Instituto de Enseñanza Secundaria Luis de Góngora de Córdoba, Santuario de Santa María de Begoña de Bilbao, Hermandad de los Gallerie degli Uffizi, Palazzo Pitti de Florencia, Museo del Louvre, Museum of Art y Rhode Island School of Design, Providence (EE.UU.).



Ya se pueden visitar las copias de Murillo en Santa María la Blanca


  La iglesia sevillana de Santa María la Blanca contaba con un conjunto iconográfico de 4 obras que Esteban Murillo creó expresamente para ella pero que fue robado por el mariscal francés Soult durante la ocupación de comienzos del siglo XIX. A pesar de que los originales se encuentran en París y Londres, de las paredes de esta bella Iglesia cuelgan ya dos réplicas de una calidad artística excepcional. Los otros dos originales que faltan se encuentran en el Museo del prado aunque ya fueron repuestas también mediante copias en los años 50 en el templo sevilano.
Los dos lienzos que faltaban para completar el conjunto eran «El triunfo de la Eucaristía» y  «La Inmaculada Concepción y el pueblo sevillano», lienzos sobre óleo en forma de arco de medio punto («lunetos») pintados entre 1662 y 1665.
  En la presentación oficial estuvieron presentes  el arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo; el impulsor de la iniciativa y catedrático emérito de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, Enrique Valdivieso, y los autores de las copias, Juan Luis Coto, director del proyecto; y Fernando García, pintor.


Gracias al Año Murillo y a Navarrete se descubre un original de Murillo en Gales


  Gracias a los estudios realizados por Benito Navarrete, profesor de la Universidad de Alcalá de Henares y uno de los comisarios del ‘Año Murillo’, mientras preparaba su libro recientemente publicado "Murillo y las metáforas de la imagen", se ha podido determinar que el "Retrato de Diego Ortíz de Zúñiga" que se encontraba en el Castillo galés de Penrhyn, cerca de Bangor en el Norte de Gales,es un original de Bartolomé Esteban Murillo. Hasta el momento, dicho retrato, de 113 por 94 centímetros, era considerado una copia de escaso valor por el National Trust, organización encargada de la conservación del Patrimonio Británico.
  No es hasta que Navarrete se desplaza a Gales y confirma la autoría, y después de su limpieza, que este retrato se incorpora a la exposición ‘Murillo: los autorretratos’ organizada por la Frick Collection de Nueva York donde permanece hasta el momento.  En febrero, la obra de Murillo, viajará a la National Gallery de Londres.

  Naverrete, cuenta que este cuadro se encontraba en 1751 en manos de los marqueses de Montefuerte en Sevilla, que venden el original y que encargan la copia que hay ahora en el Ayuntamiento” de Sevilla, donde llega tras la supresión de la Biblioteca de San Acacio, lugar en el que lo deposita la familia.

  “El cuadro pasa por un coronel y en el siglo XIX sale a subasta pública y lo compra el heredero del propietario actual después de 1858″, explica Naverrete, que destaca que lo importante es que este cuadro “ aparece en el inventario de bienes de Diego Ortiz de Zúñiga, junto a otras obras de Murillo y un biblioteca importantísima”.
  La copia que se conserva en el Consistorio de 1751, cuya autoría se atribuye a Domingo Martínez, se podrá ver en la exposición ‘Murillo y su estela en Sevilla’, que abrirá sus puertas el próximo 5 de diciembre en el Espacio Santa Clara comisariada por el propio Benito Naverrete



La Catedral inaugura su exposición para el Año Murillo


   16 Obras de Murillo, además de numerosos documentos relacionados con su vida y varias reproducciones, podrán contemplarse en la Catedral de Sevilla bajo el  título ‘Murillo en la Catedral. La mirada de la santidad’

  El proyecto ha dotado de una nueva iluminación y señalización al recorrido por los 16 murillos que se conservan en el templo, y permite al visitante disfrutar de la producción del artista en el lugar para el que fue creada. En la sala capitular, destacan nueve obras, entre ellas la Inmaculada que preside la estancia, y los santos sevillanos, según ha expuesto Luis Rueda, delegado Episcopal.

  La vinculación del maestro con la Catedral fue mucho más allá de lo comercial. Al contrario, Murillo cultivó la amistad con los más destacados miembros del Cabildo y estuvo siempre ligado a esta iglesia que, a diferencia de otras instituciones que fueron expoliadas, ha conseguido conservar la mayor parte del patrimonio murillesco durante estos cuatro siglos.


  Con esta muestra, una exposición que forma parte del programa oficial del Año Murillo y que se podrá contemplar en el templo sevillano desde el 8 de diciembre de 2017 al 8 de diciembre de 2018, se propone “acercar al visitante al concepto de santidad” y redescubrir a Murillo como pintor de este espacio, vinculándolo al ambiente catedralicio y poniendo en relieve a figuras fundamentales de su producción. Además, recalcará el valor de la Catedral como conservadora de la obra pictórica en sí y redescubrirá la hagiografía de los santos sevillanos. “Estoy seguro de que va a ser un éxito”, ha adelantado el arzobispo, quien también añadió que "esta exposición tiene una marcada e incontestable dimensión cultural, pero para mí ha de tener también una dimensión prevalentemente pastoral y evangelizadora» porque «el patrimonio artístico es frecuentemente el único eslabón que une con la Iglesia a los que no creen». Por eso, el Arzobispo tiene esperanza en que «la belleza sublime de los cuadros de Murillo, que rezuman religiosidad fruto del genio de este gran creyente, sirva para descubrir la verdadera belleza, la belleza invisible de Dios».

  En palabras del deán, este proyecto, que lleva en preparación más de un año y que ha contado con un presupuesto de 50.000 euros, trata de “crear un triángulo entre el espectador, la obra y el pintor para profundizar en diversos aspectos espirituales, así como dejar constancia de la religiosidad de Murillo”. Además, ha añadido, la muestra se concibe como “una propuesta al nivel del homenaje que la ciudad de Sevilla rendirá al pintor en su cuarto centenario”.

  Según Ana Isabel Gamero, conservadora de Bienes Muebles de la Catedral, resaltar el binomio Murillo-Iglesia es hablar de la vinculación que el maestro tuvo con la religiosidad a lo largo de toda su vida: “Es difícil encontrar a un artista que participara como lo hizo él en la vida catedralicia”. La comisaria, que ha señalado el valor añadido que comporta contemplar las piezas en el espacio para el que se crearon, ha explicado algunos de los trabajos de mantenimiento y restauración del patrimonio murillesco en el templo, que suma 15 obras de Murillo, 16 con una cedida para la ocasión el Arzobispado.

  En el itinerario podrán contemplarse las obras ‘San Fernando’, ‘San Isidoro’, ‘San Leandro’, ‘El Bautismo de Jesús’, ‘La visión de San Antonio de Padua’, ‘La Inmaculada’ y una serie de lienzos circulares ubicados en la bóveda de la sala capitular con los santos sevillanos. Además, la exposición contiene otras piezas de gran valor, como el Tapiz Filipino, una gran obra del siglo XVII que no se mostraba al público desde 1989.

  Junto a la colección de pinturas que representa el núcleo de la exposición se exhibirán 40 documentos, entre ellos el acta matrimonial de Murillo y papeles que acreditan que no sólo trabajó en la catedral como pintor sino que también acometió tareas de restauración del patrimonio preexistente. Esta investigación documental se completa con reproducciones de detalles de los cuadros, cronogramas, una guía bilingüe, un catálogo, una web y un cómic destinado a todas las edades y que se basa en la vida de Murillo.

  ‘Murillo en la Catedral’ podrá visitarse comprando la entrada de la visita cultural de la Catedral en el horario y precio habituales: de lunes a sábado de 11 a 18 horas y domingos de 14.30 a 19 horas, siendo la entrada gratuita para los residentes en Sevilla. El acceso será por la Puerta de San Cristóbal.


 
 


Presentada la programación del Año Murillo 

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, junto al consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, la directora del Museo de Bellas Artes, Valme Muñoz, el delegado de Cultura, Antonio Muñoz y la directora general del ICAS, Isabel Ojeda, protagonizan en el Museo de Bellas Artes la presentación del calendario del Año Murillo. Ocho exposiciones, dos itinerarios por Sevilla, conciertos y ciclos musicales, programas audiovisuales, actividades divulgativas, varios proyectos de investigación y un gran congreso internacional pondrán en valor la figura y la obra de Murillo en el mejor escenario para descubrirla, la ciudad en la que nació, pintó y murió. La campaña de promoción de la efeméride se centra en la mirada innovadora del maestro, ligando su carácter precursor a la Sevilla del presente, una ciudad moderna que abraza su tradición para avanzar hacia el futuro.

  Además, el alcalde ha desvelado, en cifras, algunas de las claves del aniversario: “Les puedo asegurar que esa forma de ser y de estar en el mundo queda nítidamente contenida y empaquetada a través de las ocho exposiciones que se programan, de los 20 espacios y edificios que componen los itinerarios, en los que contemplar más de 50 pinturas originales y más de 80 reproducciones, de la Casa Murillo, abierta de par en par y tematizada como punto de referencia, del programa divulgativo y de calle que nos hará ver, vivir, sentir y hasta comernos la Sevilla de Murillo, de la treintena de convocatorias musicales de que podremos disfrutar, del conjunto de la programación cultural municipal de todo un año girada hacia Murillo, y por supuesto que del congreso internacional que redescubrirá al pintor y su obra allá por marzo de 2018”.

  Entre las exposiciones programadas cabe destacar  la primera del Año Murillo titulada “Velázquez.Murillo.Sevilla”. que será organizada por la Fundación Focus y abierta desde diciembre hasta el 28 de febrero DE 2017, en Los Venerables. Desde diciembre también se podrán visitar ‘MURILLO Y SU ESTELA’, en el Espacio Santa Clara, que constará con préstamos del Museo del Prado, el Museo de Louvre o el Thysen, así como una docena de instituciones y museos de todo el mundo, y La Catedral de Sevilla expondrá y destacará a partir del 8 de diciembre una quincena de obras propias, entre las que destaca la Inmaculada Concepción de la Sala Capitular o la serie de lienzos circulares ubicados en la bóveda de esta misma sala. Desde junio hasta octubre de 2018, tendrá lugar la exposición 'La modernidad de Murillo' en las  Salas Atín Aya del Espacio Turina y desde noviembre de 2018 se podrá visitar  la exposición que propone constituir un gran acontecimiento cultural que contribuirá a un mejor conocimiento del artista "Murillo IV Centenario" : primera exposición antológica de Murillo realizada en Sevilla en el Museo de Bellas Artes, coordinada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía con 60 obras procedentes de instituciones de España, Alemania, Austria, Francia, Reino Unido, Italia y Portugal.

  Desde mayo hasta junio la ciudad podrá disfrutar de "Murillo y las arquitecturas efímeras" . En la Sevilla de Murillo era usual levantar este tipo de arquitecturas por distintos acontecimientos como los relacionados con la familia real, exequias, beatificaciones, canonizaciones o el Corpus Christi. Consta que los principales artistas de la ciudad y entre ellos Murillo, colaboraron en la creación de arquitecturas efímeras, siendo las más destacadas las de dedicación de la Iglesia de Santa María la Blanca y las de canonización de San Fernando. Una de las actuaciones que se propone es recrear algunas de aquellas arquitecturas efímeras, involucrando a las hermandades que habitualmente levantan altares para la procesión del Corpus para que en Junio de 2018, con motivo del año Murillo, realicen de forma extraordinaria estas arquitecturas efímeras en homenaje al artista, concurriendo a soluciones y obras pictóricas suyas que fueron usadas en ese tipo de arquitecturas.

  Otras de las actividades para celebrar el Año de Murillo serán los "Itinerarios Murillo": Tras los pasos de Murillo y Las Miradas de Murillo y los ciclos musicales: Bajo el signo de Murillo y La Europa de Murillo.
  
  Además, la Casa Murillo, situada en la calle Santa Teresa, en pleno Barrio de Santa Cruz, se convertirá en un centro de difusión de su legado, y contará con un espacio de acogida de visitantes, una sala de proyecciones y un aula infantil.

 

La Asociación de Empresas Turísticas se suma al Año de Murillo


  La Asociación Sevillana de Empresas Turísticas se suma al Año de Murillo con más de un centenar de actividadades programadas. Hasta 24 compañías han unido fuerzas al amparo de la ASET para construir el programa ‘Murillo en Sevilla’, un amplio abanico de propuestas culturales para celebrar el cuarto centenario del maestro codo con codo con el Ayuntamiento de Sevilla.
  Así, la asociación ASET ha programado casi un centenar de planes que abarcan rutas, visitas, gastronomía y ocio. Junto al Hospital de la Caridad, piedra angular por su riqueza histórica y artística de Murillo en Sevilla, se celebrarán originales paseos como los de Conocer Sevilla, que nos mostrarán al Murillo esplendoroso de la Catedral.

  También se podrá conocer cómo era la moda en tiempos de Murillo de la mano de Engranajes Culturales y los misterios que rodean su figura gracias a Tolarte. Otras iniciativas recorren escenarios atípicos. Así, Pancho Tours y su ruta por los Jardines de Murillo, o los paseos por los lugares murillescos de City Sightseeing y City Expert. Además, los amantes de la cocina podrán disfrutar de la gastronomía barroca gracias a las rutas de empresas como Inés Rosales, en tanto que Atrium nos propone pasar un día completo con Murillo con comida incluida.

   Todas las propuestas están ya disponibles para el público a través de la web murilloensevilla.com, creada por la ASET específicamente para el Año Murillo, cuya programación oficial dará comienzo el próximo 28 de noviembre con el concierto inaugural de Jordi Savall en el Teatro de la Maestranza.

  El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, ha ensalzado la iniciativa de la ASET al ser, ha dicho, un ejemplo de colaboración público-privada para así reforzar el éxito de una celebración, el Año Murillo, “que es el mayor evento cultural en el que se ha embarcado esta ciudad y que lógicamente también servirá para atraer turismo, generar riqueza y empleo y posicionar la imagen de esta ciudad a nivel internacional”.

  Por su parte, el vicepresidente de la ASET y artífice de la iniciativa ‘Murillo en Sevilla’, Jorge Robles, ha resaltado la “magnífica oportunidad que todos tenemos, incluidos los turistas, para conocer el patrimonio pictórico de la ciudad”, al tiempo que ha considerado que esa colaboración público-privada demuestra la positiva aportación que pueden realizar las empresas turísticas a eventos de esta envergadura, “en beneficio de todos”.