"Reflejos de Murillo" rinde homenaje al gran pintor en el Ayuntamiento

  El Ayuntamiento de Sevilla se suma a la celebración del Año Murillo acogiendo en su Patio Mayor una exposición colectiva bajo el título "Reflejos de Murillo". La muestra, que podrá visitarse hasta el próximo 26 de enero en horario de lunes a viernes, de 10.30 a 13.30 horas y de 16.00 a 19.30 horas y los sábados de 10.30 a 13.30 horas, reúne las obras de 18 artistas, diferentes en sus estilos, muy vinculados al arte sacro y al ámbito de las Fiestas Mayores como pintores, cartelistas, escultores e imagineros, así como diseñadores de portadas Feria y del Corpus.
  "Reflejos de Murillo" está impulsada por el Distrito Casco Antiguo con la colaboración del Área de Fiestas Mayores, que se suma así a la celebración del IV Centenario del nacimiento del pintor sevillano. La muestra está comisariada por el profesor y doctor en Bellas Artes de la Universidad de Sevilla Huguet Pretel y los 18 artistas son César Ramírez, Clemente Rivas, Elena Montero, Fernando Vaquero, Francisco Borrás, Irene Dorado, Javier Aguilar, Javier Jiménez Sánchez-Dalp, Jesús Méndez Lastrucci, José Cerezal, Jose Manuel Peña, José Tomás Pérez Indiano, Juan Miguel Martin Mena, Luis Rizo, Miguel Caiceo, Nuria Barrera, Pepillo Gutiérrez Aragón y Raúl Rodríguez Fernández.
  Con esta exposición, este grupo de artistas pretenden brindar un homenaje y rendir tributo al pintor universal sevillano Bartolomé Esteban Murillo. La muestra recogerá de alguna manera la influencia que en pleno siglo XXI siguen ejerciendo sus obras en artistas como los que componen este plantel.
   “Esta exposición se suma a la apuesta que desde el Gobierno municipal se ha hecho por la conmemoración de esta efeméride”, ha señalado el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, así como del Distrito Casco Antiguo, Juan Carlos Cabrera, quien ha indicado que la muestra está protagonizada por artistas sevillanos o afincados en Sevilla muy vinculados al ámbito de las Fiestas Mayores “en el que ya han dado importantes muestras de su buen hacer con obras muy significativas en géneros como en el de la cartelería y no solo en nuestra ciudad, también a nivel regional y nacional”.


Presentado el Pasaporte oficial del Cuarto Centenario del nacimiento de Murillo

  El Ayuntamiento de Sevilla junto con todas las entidades que colaboran en la organización y difusión del Año Murillo han presentado el Pasaporte oficial. Se trata de una pieza de colección a través de la cual el visitante puede ilustrarse acerca de la vida y obra del artista mientras pasea por las calles de la ciudad y se adentra en los diferentes espacios que conforman los itinerarios de Año Murillo. El documento se entrega de forma gratuita en la Casa Murillo (C/ Santa Teresa, 8) y  tal y como señala el concejal delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, “se trata de un documento que nos recuerda la experiencia que compartimos durante la celebración de la Exposición Universal de Sevilla de 1992 a través de este libreto que se convierte en una guía y un incentivo para fomentar la información y las visitas a las diferentes exposiciones de la pinacoteca urbana en la que Sevilla se ha convertido durante la celebración de este centenario” .

  Como sucedió durante la EXPO 92, los visitantes recibirán el libreto en formato cuartilla con información de los lugares visitables y un espacio para colocar los diferentes sellos de cada lugar. Pasaporte Murillo se presenta en formato de libro, compuesto por 28 páginas y creado como otro elemento de promoción y difusión de Año Murillo. Próximamente estarán a disposición de los visitantes más de 30.000 ejemplares en español e inglés. Se entregarán de forma gratuita a los visitantes sólo en Casa Murillo, punto de partida de los itinerarios.

  Todos los textos que figuran en el pasaporte han sido redactados por la novelista y periodista Eva Díaz Pérez, autora de la novela ‘El color de los ángeles’, inspirada en la biografía del pintor. En las páginas del pasaporte, la escritora formula diversas preguntas al lector y le acerca las principales obras y episodios vitales de Murillo. El libro contiene referencias a la Academia de Pintura fundada por Murillo y a aspectos como la importancia de Sevilla en la carrera de Indias. Otros textos aluden a la vinculación de Murillo con la medicina, a su pasión por retratar la vida de su ciudad y a su querencia por incluir bodegones dentro de sus obras.

  El Archivo Municipal de Sevilla ha donado un grabado fechado entre 1667 y 1670, que actúa como fondo del pasaporte. La obra, que da cuenta de la destreza de Murillo como dibujante, representa ángeles y a San Juan Bautista con el cordero.

  Al final del libreto, los ‘viajeros’ de Año Murillo hallarán los recuadros para colocar el sello de cada lugar de estas rutas comisariadas por Enrique Valdivieso. Cada sello representa un detalle de una obra del pintor.



 ‘Murillo y la Facultad de Bellas Artes 400 años después’ abre sus puertas en Santa Inés

  La cuarta exposición de Año Murillo y la primera que homenajea al maestro desde la creación contemporánea y el ámbito universitario ya puede visitarse en Santa Inés.  ‘Murillo y la Facultad de Bellas Artes 400 años después’ presentada por la Universidad de Sevilla, y que podrá contemplarse entre el 12 de diciembre  y el 28 de enero de 2018, recoge la obra de más de 60 profesores de estilos e intenciones muy diferentes, con la producción murillesca como hilo conductor.
  Bartolomé Esteban Murillo, además de genio indiscutible del barroco, fue uno de los fundadores en 1603 de la Academia del Arte de la Pintura de Sevilla, la primera institución educativa dedicada en Sevilla a las Bellas Artes y la segunda en España.

  Un total de 60 obras del centro componen este proyecto de Año Murillo comisariado por Fernando Infante del Rosal y Marisa Vadillo Rodríguez. A través de cuatro salas el visitante asiste a diversos homenajes a la producción murillesca ejecutados desde varias disciplinas.

  La primera sala acoge el espacio ‘Las calles del Olimpo’, que refleja visiones sociales similares a las de Murillo, con temas recurrentes como la infancia y las ventanas. Otro de los puntos destacados de esta primera estancia es ‘Honesta Soberanía’, que rehace con ironía el grado de distancia propio de los autorretratos de Murillo.

  La siguiente parada en la ruta es ‘La época visitada’, que aúna visiones barrocas que consiguen reconstruir los valores escenográficos, las adaptaciones de los mitos y la iconografía del tiempo del artista.

  Frente a esta puede visualizarse ‘Objeto y alegoría’, que interpreta el sistema de los objetos de Murillo y sus disposiciones, así como el valor simbólico de muchas de sus obras. Este punto funciona como ejemplo de la importancia que cobra lo secundario en las creaciones del pintor.

  ‘Sacramento y trascendencia’ es la tercera sala. En ella puede contemplarse un retablo contemporáneo de estilos e intenciones muy dispares en el que cobran protagonismo los temas religiosos y sagrados. Uno de los símbolos pictóricos de Murillo fueron sus Inmaculadas, que en el espacio ‘En el primo instante’ se reinterpretan como un modelo de representación más allá de su propia significación.

  Según los comisarios, lo más característico de la exposición es la gran proximidad que existe entre las obras, al más puro estilo de los antiguos gabinetes de maravillas o de los tapissiers de los Salones de París, otorgando una sensación de diálogo y conexión entre las piezas. Un reflejo, al cabo, de la colaboración universitaria y la experiencia compartida que hace que la Facultad de Bellas Artes de Sevilla siga evolucionando 400 años después.



la Casa Murillo, kilómetro 0 de los dos itinerarios oficiales

  La Casa Murillo, declarada Bien de Interés Cultural el 8 de marzo de 1995 y enclavada en el corazón del barrio de Santa Cruz, permitirá que el visitante no solo la visualizase como un museo sino como un centro de interpretación, adaptado a las nuevas tecnologías, en torno a la vida y obra del pintor sevillano.

  El historiador Enrique Valdivieso, uno de los mayores expertos en la obra del maestro, ha sido el encargado de diseñar la nueva fisonomía de Casa Murillo, que además de acoger diferentes talleres en sus recuperadas estancias, contará con una tienda y una sala de proyección audiovisual, donde podrá disfrutarse del documental ‘Murillo, el último viaje’, producido por Talycual y dirigido por José Manuel Gómez Vidal.

  Desde la Casa partirán  los itinerarios oficiales del IV Centenario del nacimiento del pintor.  La ruta principal, denominada 'Tras los pasos de Murillo', contempla 20 espacios culturales. Tras dejar la Casa Murillo, el itinerario conducirá a los visitantes hasta la Catedral de Sevilla, templo en el que una nueva exposición, 'Murillo y la mirada de la Santidad', ahondará, a través de 15 murillos y desde el día 8 de diciembre, en la vinculación de la pintura del maestro sevillano con la Iglesia. Además de la Catedral, el Palacio Arzobispal también cobra protagonismo en esta ruta. Allí podrán contemplarse hasta cuatro obras del autor.

  Aunque directamente no realizó pinturas para el Real Alcázar, allí se expone la pintura ‘San Francisco Solano y el Toro’, fechada a mediados del siglo XVII. Desde el Alcázar el itinerario llevará a los visitantes hasta el Archivo de Indias, sede de la pionera Academia de Pintura fundada por Murillo y por Francisco Herrera el Joven en 1660. Posteriormente, se conocerá el legado artístico de Murillo en el Hospital de la Caridad, el Hospital de los Venerables y el Convento de San Francisco.

  Más adelante se puede conocer la Parroquia de la Magdalena, donde se encuentra la pila en la que fue bautizado Murillo el 1 de enero de 1618 y donde probablemente estuvo situada, justo a la izquierda del ábside, su casa natal. El Museo de Bellas Artes también es un punto imprescindible en este paseo, pues desde el 28 de noviembre puede disfrutarse allí de la muestra Murillo y los capuchinos de Sevilla. Además, en la Capilla de la Expiración de la Hermandad del Museo puede verse la obra ‘Resurrección de Cristo’ (1650-1655).

  Otros puntos del itinerario son la Casa de los Pinelo, la Iglesia de Santa María la Blanca, la Plaza de Santa Cruz, la Casa de Pilatos, el Monasterio de San Clemente, el Convento de San Leandro y el Palacio de las Dueñas.

  El segundo itinerario 'Las miradas de Murillo', permite al visitante acercarse a la obra del maestro a través de las temáticas que abordó en ellas. Así, la Santa Infancia, las Inmaculadas, los niños, retratos, visiones y éxtasis, naturalezas muertas y bodegones, instrumentos musicales y vestimenta y moda, entre otros.



"Murillo y su estela" ya se puede visitar en Santa Clara

  La exposición ‘Murillo y su estela en Sevilla’, comisariada por el profesor Benito Navarrete, uno de los mayores expertos en la obra del pintor, tiene ya abiertas sus puertas en el Espacio Santa Clara, y así será hasta el 8 de abril de 2018. Esta muestra, considerada la exposición más ambiciosa del Año Murillo, cuenta con 62 piezas entre las que se encuentran algunas de las obras maestras del genial pintor.  La entrada es gratuita para los sevillanos. y se puede adquirir en www.murilloysevilla.org.

  La exposición es un viaje en el tiempo que demuestra la importancia de las imágenes visuales creadas por el maestro sevillano y su vigencia de forma intemporal a lo largo de la historia, desde el siglo XVII al XIX. “Las supervivencias de sus modelos se constatan como latencias contextualizando en el discurso expositivo las obras de la colección municipal del Ayuntamiento de Sevilla, cuyo patrimonio ha sido imprescindible para poder crear este discurso”, explica el comisario.

  Murillo ha sido uno de los pintores españoles que ha gozado de un mayor poder de impacto en el espectador. La fortuna y el aprecio de sus obras trascendió en vida del artista, considerándose un mito viviente precisamente por voluntad propia y por la de los que lo encumbraron como el mejor pintor de la ciudad.

  La impresionante cantidad de sus pinturas que aparecen reflejadas en los inventarios de bienes en el siglo XVII revelan que en su siglo fue el artista más coleccionado en Sevilla, elevándose su presencia a 210 originales y 53 copias de sus pinturas en 79 de las diferentes colecciones. Esta circunstancia indica que no tuvo rival y que consiguió crearse una fama que le sobrevivió. Murillo posee una capacidad para renovar una estética y crear una nueva y personal que, como una estela, iba a arrastrar su universo creativo como si de supervivencias se tratara a lo largo del tiempo, como ejemplo de su fortuna y arraigo incluso en el subconsciente de los artistas.

  El poder de sus imágenes reside en cómo afloraron a lo largo del tiempo gracias a la memoria que había de las mismas, lo que consiguió convertirlo en un artista anacrónico precisamente porque es más importante la imagen que las circunstancias históricas en las que esa representación fue creada. Esa estela de imágenes que han seguido es consecuencia en muchas ocasiones de una “memoria involuntaria” y así es como muchos de los modelos creados por Murillo tienen ese poder de aparición, porque se despliegan con el paso del tiempo más allá de su propia visibilidad.

  Un total de 62 obras contribuyen a mostrar esta latencia. Entre ellas, contemplaremos algunas de las pinturas más originales del maestro y otras que demuestran la atracción de su gusto y estética en la pintura, la escultura y la fotografía.

Los hallazgos de la investigación

  De esta forma, se demuestra la importancia de los modelos del maestro y el hallazgo de una de estas imágenes de santidad que permanecía en el denominado Salón Montpensier de la Casa Consistorial y que ha sido restaurada para la ocasión, revelándose como una de las grandes aportaciones de este proyecto expositivo, ya que el ‘Retrato del Venerable Fernando de Contreras’ (1470-1548) es el que pintó Murillo por encargo del canónigo de la catedral hispalense Juan de Loaysa y que se colocó en su Sacristía Mayor en 1673.

  Esta pintura que hoy se encuentra en las colecciones municipales pasó en algún momento a poder de los Montpensier, probablemente por querer encargar una copia del retrato por devoción o interés documental, quedándose en sus colecciones del Palacio de San Telmo y donada al Ayuntamiento por la Infanta María Luisa Fernanda de Borbón en 1898. Hasta el presente se tenía como una copia anónima del siglo XVIII.

  Los estudios que avalan la autoría de Murillo en esta obra han sido justificados por Benito Navarrete en el catálogo de la exposición, al copiar el pintor sevillano la ‘vera effigie’ de Luis de Vargas conservada en la catedral y tener la pintura la misma inscripción que relata Gabriel Aranda en el libro de la vida del Padre Contreras.

  Junto a esta pintura se dan a conocer obras inéditas producto de la investigación realizada. Así, el descubrimiento y atribución de la obra de Cornelis Shut ‘San José y el niño ante la visión de la cruz’, conservada en el Palacio del Pardo de Patrimonio Nacional y restaurada para la ocasión.

El histórico regreso de la ‘Virgen de la faja’ y de la ‘Virgen con el Niño’

  Entre los hitos sentimentales cabe destacar la vuelta, por vez primera a la ciudad desde que salieron, de la ‘Virgen de la Faja’, de colección privada que fue propiedad de los Montpensier en el Palacio de San Telmo, y la ‘Virgen con el Niño’, de Palazzo Pitti de Florencia, ambas pinturas de Murillo y de las que ahora se documenta su procedencia, la primera presente en el testamento del canónigo Juan de Federigui en 1673.

Además, se ha restaurado hasta un total de 14 obras de arte tanto del Ayuntamiento de Sevilla como de otras instituciones sevillanas, andaluzas, nacionales e internacionales. La exposición pretende demostrar la vigencia de los modelos de Murillo a lo largo del tiempo en cinco secciones que, de forma transversal, comparan sus tipos e interactúan creando diálogos entre la pintura, escultura, dibujo, grabado y fotografía.

  Los anacronismos que el público descubre gracias a la metamorfosis de la mirada son producto de esas latencias y de esos síntomas del gusto murillesco que aflora como producto de la memoria involuntaria, dejando latir las sensaciones y las pulsiones hasta la actualidad viajando a través de las secciones de la exposición: ‘La imagen religiosa y las devociones’, ‘La fortuna gráfica de sus modelos’, ‘Retrato de una sociedad’, ‘El espacio privado y los afectos’ y ‘Murillo después de Murillo’.

  Esta exposición ha sido el esfuerzo del Instituto de la Cultura y las Artes del Ayuntamiento de Sevilla (ICAS), que ha coordinado 35 entidades prestadoras de obras de arte de museos como el Museo Nacional del Prado, Patrimonio Nacional, Museo Thyssen-Bornemisza, Museo Lázaro Galdiano, Museo Nacional del Romanticismo, Biblioteca Nacional de España, Fundación Barrié de la Maza, Museo de Bellas Artes de Sevilla, Cabildo Metropolitano de la Catedral de Sevilla, Arzobispado de Sevilla, Fundación Infantes Duques de Montepensier, Hermandad de la Santa Caridad, Ayuntamiento de Móstoles, Ermita de Nuestra Señora de los Santos, Padres Carmelitas Descalzos de Baeza, Instituto de Enseñanza Secundaria Luis de Góngora de Córdoba, Santuario de Santa María de Begoña de Bilbao, Hermandad de los Gallerie degli Uffizi, Palazzo Pitti de Florencia, Museo del Louvre, Museum of Art y Rhode Island School of Design, Providence (EE.UU.).



Ya se pueden visitar las copias de Murillo en Santa María la Blanca


  La iglesia sevillana de Santa María la Blanca contaba con un conjunto iconográfico de 4 obras que Esteban Murillo creó expresamente para ella pero que fue robado por el mariscal francés Soult durante la ocupación de comienzos del siglo XIX. A pesar de que los originales se encuentran en París y Londres, de las paredes de esta bella Iglesia cuelgan ya dos réplicas de una calidad artística excepcional. Los otros dos originales que faltan se encuentran en el Museo del prado aunque ya fueron repuestas también mediante copias en los años 50 en el templo sevilano.
Los dos lienzos que faltaban para completar el conjunto eran «El triunfo de la Eucaristía» y  «La Inmaculada Concepción y el pueblo sevillano», lienzos sobre óleo en forma de arco de medio punto («lunetos») pintados entre 1662 y 1665.
  En la presentación oficial estuvieron presentes  el arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo; el impulsor de la iniciativa y catedrático emérito de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, Enrique Valdivieso, y los autores de las copias, Juan Luis Coto, director del proyecto; y Fernando García, pintor.


Gracias al Año Murillo y a Navarrete se descubre un original de Murillo en Gales


  Gracias a los estudios realizados por Benito Navarrete, profesor de la Universidad de Alcalá de Henares y uno de los comisarios del ‘Año Murillo’, mientras preparaba su libro recientemente publicado "Murillo y las metáforas de la imagen", se ha podido determinar que el "Retrato de Diego Ortíz de Zúñiga" que se encontraba en el Castillo galés de Penrhyn, cerca de Bangor en el Norte de Gales,es un original de Bartolomé Esteban Murillo. Hasta el momento, dicho retrato, de 113 por 94 centímetros, era considerado una copia de escaso valor por el National Trust, organización encargada de la conservación del Patrimonio Británico.
  No es hasta que Navarrete se desplaza a Gales y confirma la autoría, y después de su limpieza, que este retrato se incorpora a la exposición ‘Murillo: los autorretratos’ organizada por la Frick Collection de Nueva York donde permanece hasta el momento.  En febrero, la obra de Murillo, viajará a la National Gallery de Londres.

  Naverrete, cuenta que este cuadro se encontraba en 1751 en manos de los marqueses de Montefuerte en Sevilla, que venden el original y que encargan la copia que hay ahora en el Ayuntamiento” de Sevilla, donde llega tras la supresión de la Biblioteca de San Acacio, lugar en el que lo deposita la familia.

  “El cuadro pasa por un coronel y en el siglo XIX sale a subasta pública y lo compra el heredero del propietario actual después de 1858″, explica Naverrete, que destaca que lo importante es que este cuadro “ aparece en el inventario de bienes de Diego Ortiz de Zúñiga, junto a otras obras de Murillo y un biblioteca importantísima”.
  La copia que se conserva en el Consistorio de 1751, cuya autoría se atribuye a Domingo Martínez, se podrá ver en la exposición ‘Murillo y su estela en Sevilla’, que abrirá sus puertas el próximo 5 de diciembre en el Espacio Santa Clara comisariada por el propio Benito Naverrete



La Catedral inaugura su exposición para el Año Murillo


   16 Obras de Murillo, además de numerosos documentos relacionados con su vida y varias reproducciones, podrán contemplarse en la Catedral de Sevilla bajo el  título ‘Murillo en la Catedral. La mirada de la santidad’

  El proyecto ha dotado de una nueva iluminación y señalización al recorrido por los 16 murillos que se conservan en el templo, y permite al visitante disfrutar de la producción del artista en el lugar para el que fue creada. En la sala capitular, destacan nueve obras, entre ellas la Inmaculada que preside la estancia, y los santos sevillanos, según ha expuesto Luis Rueda, delegado Episcopal.

  La vinculación del maestro con la Catedral fue mucho más allá de lo comercial. Al contrario, Murillo cultivó la amistad con los más destacados miembros del Cabildo y estuvo siempre ligado a esta iglesia que, a diferencia de otras instituciones que fueron expoliadas, ha conseguido conservar la mayor parte del patrimonio murillesco durante estos cuatro siglos.


  Con esta muestra, una exposición que forma parte del programa oficial del Año Murillo y que se podrá contemplar en el templo sevillano desde el 8 de diciembre de 2017 al 8 de diciembre de 2018, se propone “acercar al visitante al concepto de santidad” y redescubrir a Murillo como pintor de este espacio, vinculándolo al ambiente catedralicio y poniendo en relieve a figuras fundamentales de su producción. Además, recalcará el valor de la Catedral como conservadora de la obra pictórica en sí y redescubrirá la hagiografía de los santos sevillanos. “Estoy seguro de que va a ser un éxito”, ha adelantado el arzobispo, quien también añadió que "esta exposición tiene una marcada e incontestable dimensión cultural, pero para mí ha de tener también una dimensión prevalentemente pastoral y evangelizadora» porque «el patrimonio artístico es frecuentemente el único eslabón que une con la Iglesia a los que no creen». Por eso, el Arzobispo tiene esperanza en que «la belleza sublime de los cuadros de Murillo, que rezuman religiosidad fruto del genio de este gran creyente, sirva para descubrir la verdadera belleza, la belleza invisible de Dios».

  En palabras del deán, este proyecto, que lleva en preparación más de un año y que ha contado con un presupuesto de 50.000 euros, trata de “crear un triángulo entre el espectador, la obra y el pintor para profundizar en diversos aspectos espirituales, así como dejar constancia de la religiosidad de Murillo”. Además, ha añadido, la muestra se concibe como “una propuesta al nivel del homenaje que la ciudad de Sevilla rendirá al pintor en su cuarto centenario”.

  Según Ana Isabel Gamero, conservadora de Bienes Muebles de la Catedral, resaltar el binomio Murillo-Iglesia es hablar de la vinculación que el maestro tuvo con la religiosidad a lo largo de toda su vida: “Es difícil encontrar a un artista que participara como lo hizo él en la vida catedralicia”. La comisaria, que ha señalado el valor añadido que comporta contemplar las piezas en el espacio para el que se crearon, ha explicado algunos de los trabajos de mantenimiento y restauración del patrimonio murillesco en el templo, que suma 15 obras de Murillo, 16 con una cedida para la ocasión el Arzobispado.

  En el itinerario podrán contemplarse las obras ‘San Fernando’, ‘San Isidoro’, ‘San Leandro’, ‘El Bautismo de Jesús’, ‘La visión de San Antonio de Padua’, ‘La Inmaculada’ y una serie de lienzos circulares ubicados en la bóveda de la sala capitular con los santos sevillanos. Además, la exposición contiene otras piezas de gran valor, como el Tapiz Filipino, una gran obra del siglo XVII que no se mostraba al público desde 1989.

  Junto a la colección de pinturas que representa el núcleo de la exposición se exhibirán 40 documentos, entre ellos el acta matrimonial de Murillo y papeles que acreditan que no sólo trabajó en la catedral como pintor sino que también acometió tareas de restauración del patrimonio preexistente. Esta investigación documental se completa con reproducciones de detalles de los cuadros, cronogramas, una guía bilingüe, un catálogo, una web y un cómic destinado a todas las edades y que se basa en la vida de Murillo.

  ‘Murillo en la Catedral’ podrá visitarse comprando la entrada de la visita cultural de la Catedral en el horario y precio habituales: de lunes a sábado de 11 a 18 horas y domingos de 14.30 a 19 horas, siendo la entrada gratuita para los residentes en Sevilla. El acceso será por la Puerta de San Cristóbal.


 
 


Presentada la programación del Año Murillo 

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, junto al consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, la directora del Museo de Bellas Artes, Valme Muñoz, el delegado de Cultura, Antonio Muñoz y la directora general del ICAS, Isabel Ojeda, protagonizan en el Museo de Bellas Artes la presentación del calendario del Año Murillo. Ocho exposiciones, dos itinerarios por Sevilla, conciertos y ciclos musicales, programas audiovisuales, actividades divulgativas, varios proyectos de investigación y un gran congreso internacional pondrán en valor la figura y la obra de Murillo en el mejor escenario para descubrirla, la ciudad en la que nació, pintó y murió. La campaña de promoción de la efeméride se centra en la mirada innovadora del maestro, ligando su carácter precursor a la Sevilla del presente, una ciudad moderna que abraza su tradición para avanzar hacia el futuro.

  Además, el alcalde ha desvelado, en cifras, algunas de las claves del aniversario: “Les puedo asegurar que esa forma de ser y de estar en el mundo queda nítidamente contenida y empaquetada a través de las ocho exposiciones que se programan, de los 20 espacios y edificios que componen los itinerarios, en los que contemplar más de 50 pinturas originales y más de 80 reproducciones, de la Casa Murillo, abierta de par en par y tematizada como punto de referencia, del programa divulgativo y de calle que nos hará ver, vivir, sentir y hasta comernos la Sevilla de Murillo, de la treintena de convocatorias musicales de que podremos disfrutar, del conjunto de la programación cultural municipal de todo un año girada hacia Murillo, y por supuesto que del congreso internacional que redescubrirá al pintor y su obra allá por marzo de 2018”.

  Entre las exposiciones programadas cabe destacar  la primera del Año Murillo titulada “Velázquez.Murillo.Sevilla”. que será organizada por la Fundación Focus y abierta desde diciembre hasta el 28 de febrero DE 2017, en Los Venerables. Desde diciembre también se podrán visitar ‘MURILLO Y SU ESTELA’, en el Espacio Santa Clara, que constará con préstamos del Museo del Prado, el Museo de Louvre o el Thysen, así como una docena de instituciones y museos de todo el mundo, y La Catedral de Sevilla expondrá y destacará a partir del 8 de diciembre una quincena de obras propias, entre las que destaca la Inmaculada Concepción de la Sala Capitular o la serie de lienzos circulares ubicados en la bóveda de esta misma sala. Desde junio hasta octubre de 2018, tendrá lugar la exposición 'La modernidad de Murillo' en las  Salas Atín Aya del Espacio Turina y desde noviembre de 2018 se podrá visitar  la exposición que propone constituir un gran acontecimiento cultural que contribuirá a un mejor conocimiento del artista "Murillo IV Centenario" : primera exposición antológica de Murillo realizada en Sevilla en el Museo de Bellas Artes, coordinada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía con 60 obras procedentes de instituciones de España, Alemania, Austria, Francia, Reino Unido, Italia y Portugal.

  Desde mayo hasta junio la ciudad podrá disfrutar de "Murillo y las arquitecturas efímeras" . En la Sevilla de Murillo era usual levantar este tipo de arquitecturas por distintos acontecimientos como los relacionados con la familia real, exequias, beatificaciones, canonizaciones o el Corpus Christi. Consta que los principales artistas de la ciudad y entre ellos Murillo, colaboraron en la creación de arquitecturas efímeras, siendo las más destacadas las de dedicación de la Iglesia de Santa María la Blanca y las de canonización de San Fernando. Una de las actuaciones que se propone es recrear algunas de aquellas arquitecturas efímeras, involucrando a las hermandades que habitualmente levantan altares para la procesión del Corpus para que en Junio de 2018, con motivo del año Murillo, realicen de forma extraordinaria estas arquitecturas efímeras en homenaje al artista, concurriendo a soluciones y obras pictóricas suyas que fueron usadas en ese tipo de arquitecturas.

  Otras de las actividades para celebrar el Año de Murillo serán los "Itinerarios Murillo": Tras los pasos de Murillo y Las Miradas de Murillo y los ciclos musicales: Bajo el signo de Murillo y La Europa de Murillo.
  
  Además, la Casa Murillo, situada en la calle Santa Teresa, en pleno Barrio de Santa Cruz, se convertirá en un centro de difusión de su legado, y contará con un espacio de acogida de visitantes, una sala de proyecciones y un aula infantil.

 

La Asociación de Empresas Turísticas se suma al Año de Murillo


  La Asociación Sevillana de Empresas Turísticas se suma al Año de Murillo con más de un centenar de actividadades programadas. Hasta 24 compañías han unido fuerzas al amparo de la ASET para construir el programa ‘Murillo en Sevilla’, un amplio abanico de propuestas culturales para celebrar el cuarto centenario del maestro codo con codo con el Ayuntamiento de Sevilla.
  Así, la asociación ASET ha programado casi un centenar de planes que abarcan rutas, visitas, gastronomía y ocio. Junto al Hospital de la Caridad, piedra angular por su riqueza histórica y artística de Murillo en Sevilla, se celebrarán originales paseos como los de Conocer Sevilla, que nos mostrarán al Murillo esplendoroso de la Catedral.

  También se podrá conocer cómo era la moda en tiempos de Murillo de la mano de Engranajes Culturales y los misterios que rodean su figura gracias a Tolarte. Otras iniciativas recorren escenarios atípicos. Así, Pancho Tours y su ruta por los Jardines de Murillo, o los paseos por los lugares murillescos de City Sightseeing y City Expert. Además, los amantes de la cocina podrán disfrutar de la gastronomía barroca gracias a las rutas de empresas como Inés Rosales, en tanto que Atrium nos propone pasar un día completo con Murillo con comida incluida.

   Todas las propuestas están ya disponibles para el público a través de la web murilloensevilla.com, creada por la ASET específicamente para el Año Murillo, cuya programación oficial dará comienzo el próximo 28 de noviembre con el concierto inaugural de Jordi Savall en el Teatro de la Maestranza.

  El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, ha ensalzado la iniciativa de la ASET al ser, ha dicho, un ejemplo de colaboración público-privada para así reforzar el éxito de una celebración, el Año Murillo, “que es el mayor evento cultural en el que se ha embarcado esta ciudad y que lógicamente también servirá para atraer turismo, generar riqueza y empleo y posicionar la imagen de esta ciudad a nivel internacional”.

  Por su parte, el vicepresidente de la ASET y artífice de la iniciativa ‘Murillo en Sevilla’, Jorge Robles, ha resaltado la “magnífica oportunidad que todos tenemos, incluidos los turistas, para conocer el patrimonio pictórico de la ciudad”, al tiempo que ha considerado que esa colaboración público-privada demuestra la positiva aportación que pueden realizar las empresas turísticas a eventos de esta envergadura, “en beneficio de todos”.