Iniciativas que son necesarias

 
 
La crisis económica ha dejado un rastro de ciudadanos con sus derechos mermados. Es un hecho. Como es otro hecho que muchas familias se han visto obligadas a dejar su vivienda ante la imposibilidad de hacer frente a los gastos, elevadísimos en muchos casos, de alquiler o hipoteca y mantenimiento. Por ello, es fundamental que las administraciones se comprometan para ayudar a salir del pozo a los que más ha dañado esta situación. En ese sentido, el Ayuntamiento de Sevilla ha tomado una gran iniciativa con la propuesta de creación de una bolsa de viviendas particulares que se sumarán a las viviendas públicas.
El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la empresa municipal de la vivienda Emvisesa, ha aprobado en consejo de administración y en comisión ejecutiva, la puesta en marcha del programa de captación de viviendas vacías para el alquiler con el objetivo de tener más capacidad de dar respuestas urgentes y ampliar el parque público mientras se inician las primeras nuevas promociones de viviendas públicas. Las bases de la convocatoria, a la que pueden acceder personas físicas y jurídicas, ya se han empezado a difundir para que se puedan presentar las solicitudes.
De esta manera, la idea es crear una bolsa de viviendas de propiedad privada que reúnan una serie de requisitos y que se incorporen al mercado de vivienda para personas en listas de espera de Bienestar Social o de Emvisesa mediante su gestión por parte de la empresa municipal. Las viviendas deberán tener al menos dos dormitorios y una superficie mínima y serán tasadas por los técnicos de Emvisesa para determinar el importe a abonar por el alquiler que será en todo caso siempre inferior a 450 euros mensuales. El acuerdo será por un periodo máximo de tres años y los contratos que se firmen con los inquilinos tendrán una duración de un año prorrogables sólo un máximo de dos ocasiones. Los importes de alquiler que abonarán los inquilinos se determinarán en función de cada caso por los técnicos de Emvisesa y del área de Bienestar Social.
Es fundamental que teniendo viviendas vacías, no haya familias que tengan que vivir en la calle, hacinadas en infraviviendas, y que todos los ciudadanos tengan acceso a una vivienda digna por muy escasos que sean sus recursos.
Y como siempre, el respaldo político de las administraciones se hace fundamental, en este caso, con la colaboración privada de los dueños de dichas viviendas que a través del propio Ayuntamiento tendrán garantizado el buen uso de dichos pisos. A su vez, entre todos, ayudamos a nuestros vecinos.

 

Opina capturando el cuadro con la App gansaby y tu opinión será publicada automáticamente.

¿Qué opinas sobre nuestra Editorial de este mes?