El ambiente de la jungla en forma de restaurante

 
 

Un concepto totalmente diferente en la propuesta gastronómica sevillana. Así es Clorofila, este restaurante con bar de copas que se ubica en la calle Santander. Una de las más céntricas y bien ubicadas de la ciudad pero que por su cercanía al patrimonio más histórico de la ciudad no todos conocen.

Allí, a pocos metros de la Torre del Oro se alza un lugar único y diferente. Clorofila tiene dos plantas distribuidas en varios espacios. Puedes elegir entre mesas altas en el espacio anexo a la barra a las mesas para varios comensales en los salones interiores. Música ambiente, cócteles deliciosos y muy cuidados, hacen que la experiencia sea única.

Clorofila Restaurante&Bar pretende ser la propuesta más radical e innovadora de la oferta de restauración en Sevilla. Basada en una decoración “Jungle” muy atractiva y llamativa, pretende llevar a sus clientes a una experiencia gastronómica difícilmente comparable. Una apetitosa carta de cocina de mercado y productos de temporada, consagrada al toque de autor de nuestro reputado chef, nos permiten ser punto de encuentro de cada vez más personas interesadas en algo novedosamente exquisito.

Y para comenzar a degustar esta experiencia gastronómica, Clorofila propone unas ensaladas  deliciosas ahora en verano. Nada como sumergirte en su ensalada trópico o a la manglar, ambas con ingredientes muy frescos y veraniegos.

Para continuar, ofrecen variedades de pescado elaboradas de forma muy innovadora. Es el caso de la corvina salvaje sobre quinoto de hongos o la ventresca de atún sobre crema de zanahoria y coco.

A la hora de elegir una carne, es recomendable probar la pluma ibérica a la mostaza crujiente o el solomillo ibérico con strogonof de shitakes.

Además, hay otras especialidades en su carta. El salmorejo con crumble de escamorzza, huevo escalfado de codorniz y aceite de albahaca, los Papardelle con boloñesa de retinto o los Ñoquis con crema de albahaca, trufa y queso de cabra son algunas de esas propuestas diferentes que llenan el ojo, el estómago y las cámaras de fotos de los amantes de la fotografía culinaria.     

Y para ir sobre seguro, nada mejor que pedir una Tabla de quesos nacionales, una Ensaladilla de mi madre o las patatas Clorofila. Del gusto de los amantes del queso serán las croquetas caseras de queso y membrillo. Otra recomendación que no está de más probar es el 

Pulpo a la parrilla sobre vichyssoise y gotas de komche, una auténtica delicia.

Para acompañar estos deliciosos platos, Clorofila propone una amplia variedad de vinos, tintos, blancos y cavas. Más de una docena de referencias en tintos, media docena en blancos y una pequeña pero cuidada selección de cavas, harán de una comida o cena en Clorofila una auténtica experiencia. Una experiencia que no puede terminar sin probar sus postres, elaborados de manera artesanal y muy original, del mismo modo que sus platos.




 

Opina capturando el cuadro con la App gansaby y tu opinión será publicada automáticamente.

Captura y opina sobre este tipo de gastronomía. ¿Te gusta?¿Te llama la atención?