Sevilla celebra una Semana Santa espléndida, a pesar de unos pocos

 

Una Semana plena, de sol, de temperaturas de justicia y con todas las cofradías de Sevilla en la calle. Esa ha sido, a grandes rasgos la definición de la Semana Santa de Sevilla que acaba de terminar. Una Semana en la que los sevillanos han disfrutado del gran espectáculo de fe, de color, de olores y sentimientos que son los siete días gloriosos de esta ciudad. Una Semana, que algunos han querido ver empañada y que ha puesto sobre la mesa más de uno y más de dos problemas que tendrán que ser analizados concienzudamente en estos días posteriores.

Pero al margen de todo ello, lo que es, ha sido y será siempre es que Sevilla sabe vivir como nadie la Semana de Pasión. Que la ciudad siente, se emociona, vibra y llora. Que los sevillanos de bien, saben cómo hacer de su manisfestación de fe un espectáculo sensorial y sentimental que nadie puede alcanzar a igualar. Faltan apenas 34o días para el Domingo de Ramos del año que viene. Sevilla inicia de nuevo la cuenta atrás mientras guarda en su retina las imágenes de 2017. Así somos y seguiremos siendo...