Completado el primer plan director del patrimonio de Sevilla que define la hoja de ruta para 115 edificios municipales hasta 2030

Completado el primer plan director del patrimonio de Sevilla que define la hoja de ruta para 115 edificios municipales hasta 2030

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura y del área de Patrimonio, en colaboración con la Fundación de Investigaciones de la Universidad de Sevilla, ha culminado el primer plan director del patrimonio de la ciudad de Sevilla que realiza un diagnóstico de 115 edificios de titularidad municipal y establece la hoja de ruta para los próximos diez años para lograr un adecuado conocimiento y diagnóstico, divulgación, conservación y aprovechamiento de su potencial como motor económico, cultural y social de la ciudad. Todo esto queda configurado en 9 programas y 30 acciones concretas diseñadas por los equipos técnicos de la Gerencia de Urbanismo y la Universidad.

Es la primera vez que la ciudad de Sevilla cuenta con un plan estratégico del patrimonio municipal  tan amplio y ambicioso y de hecho, de acuerdo con los trabajos realizados por el equipo redactor, no hay precedentes de un plan director de este alcance en una ciudad andaluza o española. Se plantea además como un documento vivo y flexible con vocación de permanencia en el tiempo. Por este motivo, tras su elaboración, en la que han participado de-cenas de expertos e investigadores, se ha abierto una fase de consultas con asociaciones, colegios profesionales y grupos políticos. El objetivo es ahora es exponer públicamente el documento para recabar propuestas con carácter previo a su aprobación en el Pleno.

La presentación de este documento, trabajado entre el Ayuntamiento y la Universidad de Sevilla, se ha realizado como reflejo de esta alianza en el Paraninfo de la Universidad en un acto presidido por el rector, Miguel Ángel Castro, por el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz; y la delegada de Patrimonio, Carmen Fuentes. Además, han expuesto los trabajos realizado la arquitecta coordinadora de la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente, Carmen Hernández; y los arquitectos de la Universidad de Sevilla, Carlos Plaza y Emilio José Mascort. Al acto han asistido representantes del ICAS, la Dirección General de Obra pública,  el Real Alcázar, Patrimonio y la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente.

El plan director de patrimonio establece como objetivos generales el fomento del conocimiento del patrimonio por parte de la ciudadanía, su activación como un recurso y motor económico, cultural y social; la gestión integral e integrada de todos los inmuebles de forma sostenible e inteligente; la potenciación de modos de producción en torno a estos bienes inmuebles; la sostenibilidad eco-nómica en la gestión; la proyección nacional e internacional y la especialización de la ciudad en formación avanzada para la investigación, gestión y restauración del patrimonio. Todo ello en un marco estable de cooperación con universidades, centros de investigación y empresas.

Este plan se presentó en el Paraninfo de la Universidad en un acto presidido por el rector para reforzar la coordinación y la alianza entre instituciones. “Es un reflejo del esfuerzo que la institución universitaria realiza cada día por estar presente en las principales decisiones y retos de la ciudad. Este plan se enmarca dentro del convenio estratégico firmado con el Ayuntamiento recientemente que tiene entre sus objetivos prioritarios la cultura y el patrimonio, la innovación, la sostenibilidad y la habitabilidad, principios todos ellos incluidos en este documento”, explicó el rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, durante su intervención.  «Sevilla es una ciudad patrimonial por la riqueza, variedad y multitud de bienes culturales que constituyen una de sus esencias más preciadas. Este plan es único. No hay referencias similares. Es un documento ambicioso, innovador, viable y detallado”, explicó el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz, quien destacó que el plan fija una estrategia de conservación y mantenimiento permanente de los bienes patrimoniales que se sustenta sobre una plataforma tecnológica de datos que permite realizar un seguimiento y estudio detallado de cada uno de los edificios detectando necesidades y permitiendo un trabajo específico para cada uno de ellos.

Además, el plan también fija una línea de planificación en cuanto a la inversión para los próximos diez años. El plan fija así tres marcos temporales en función de las prioridades y necesidades de la ciudad. Entre 2020 y 2023 se apuesta por iniciar acciones urgentes o que estén en marcha con una programación de inversiones de 60 millones de euros.  Entre 2024-2027, se propone continuar las actuaciones impulsadas en el primer periodo y acometer nuevos proyectos a corto plazo  por un importe de 20 millones de euros en total. Por último, para 2027-2030 se plantea acometer intervenciones por un importe de 12,6 millones euros y culminar to-dos los trabajos iniciados con anterioridad. Para ello, es fundamental, la captación de fondos europeos o convocatorias como el 1,5% cultural.

En relación a los usos, el plan director permite por primera vez tener una visión global del aprovechamiento de nuestro patrimonio. La mayoría de los bienes están siendo utilizados y son una minoría los que requieren de una rehabilitación por completa para su uso. Muchos de ellos además tienen proyectos en marcha (naves de Renfe, artillería, pabellón real…) Esta visión global refleja que de los edificios que están actualmente en uso, una tercera parte tienen un uso cultural y una cuarta parte un uso administrativo. El resto se reparten entre usos socioculturales como centros cívicos o docentes, como los edificios de la universidad.  Este documento señala que a partir de ahora se deben priorizar los usos socioculturales, culturales, de industrias creativas, museísticos o docentes. Sin embargo, se deben reducir progresivamente los usos administrativos o comerciales. Es una hoja de ruta flexible, en la que también se apuesta por usos combinados.

De cara a la conservación, gestión, y aprovechamiento del potencial de los bienes patrimoniales del Ayuntamiento, el plan establece como prioridad la creación de una comisión  de coordinación del patrimonio histórico y el mantenimiento de un marco de cooperación estable con la Universidad de Sevilla así como con otros agentes de la sociedad civil sevillana. En este sentido, la delegada de Patrimonio, Carmen Fuentes, recordó que un primer paso en este objetivo de coordinación interna se dio en 2019 con la creación del área de Patrimonio municipal dentro de la estructura del gobierno de la ciudad.

“Este es un plan vivo, que debe acompañar a la ciudad durante la próxima década. Se ha realizado un amplio y extenso trabajo para su elaboración y ahora empieza el importante camino de su ejecución que vamos a andar junto a la Universidad de Sevilla”,  explicó la delegada de Patrimonio Carmen Fuentes, quien destacó específicamente   que este plan estratégico desarrolla una apuesta  sin precedentes por la divulgación y la educación en torno al patrimonio; por la innovación y la sostenibilidad; por la accesibilidad universal y por la investigación y la documentación en torno a los bienes patrimoniales de la ciudad de Sevilla. El plan director, tras su presentación, será publicado íntegramente en los próximos días, una vez que tome conocimiento del documento la Junta de Gobierno Local, y posteriormente se abrirá una fase para recabar propuestas e iniciativas previa a su aprobación en el Pleno del Ayuntamiento. Su periodo de vigencia es de 10 años.

Deja una respuesta