"Lo que no puede seguir habiendo en Sevilla son barrios de primera y de segunda"

-¿Cuál es su política sobre viviendas sociales y el acceso a ellas de los jóvenes?

En este mandato se ha puesto en marcha la Oficina Municipal del Derecho a la Vivienda que claramente es un bonito cascarón sin contenido alguno. Desde IU apostamos por una delegación propia de vivienda al margen de Emvisesa como promotora pública. La política, las rentas, la atención al ciudadano no están adaptadas a la realidad socioeconómica de los sevillanos. Tenemos más de 20.000 viviendas vacías, según el propio Ayuntamiento, y dos desahucios al día de media, según los juzgados… Esta es una situación realmente insostenible. Presentamos propuestas alternativas al recién aprobado Plan Municipal de Vivienda pero nuevamente el señor Espadas las ignoró y siguió actuando al mandato de las inmobiliarias y especuladores desaprovechando de nuevo una gran herramienta para mejorar la situación de muchas familias en emergencia habitacional.

-En materia de arbolado, ¿qué medidas adoptaría para evitar las talas y el deterioro del mismo?

En este punto hace falta escuchar más a los ciudadanos, como la plataforma Salva tus árboles Sevilla, que está haciendo un excelente trabajo de seguimiento y control de la situación del arbolado. Por mucho que el Ayuntamiento diga que se gasta más dinero que antes, sigue estando en manos de empresas privadas que buscan únicamente el beneficio económico. El actual modelo de Espadas es claramente una continuación del de Zoido. Ejemplo de ello es que ahora, a final del mandato, han licitado la redacción de un plan director del arbolado. ¿No se tenía que haber hecho esto al principio?

-Sevilla tiene el PTC, el Puerto de Sevilla, San Jerónimo, Aerópolis pero ¿qué piensa que puede hacer por la creación o el establecimiento en Sevilla de nuevas empresas?

Hay que agilizar las trabas burocráticas y administrativas. La famosa unión entre Urbanismo y Medio Ambiente, que tanto ha vendido Espadas a bombo y platillo no ha mejorado en lo más mínimo la situación de atasco que viene arrastrando el servicio. Sevilla no se puede permitir seguir perdiendo suelo industrial como en Altadis o el Batán para instalar centros comerciales. Cuando hablamos de cambio de modelo productivo nos referimos precisamente a eso.

-¿Cómo mejoraría la seguridad ciudadana?

Hay que dar respuesta a tantas plataformas vecinales que solicitan una policía de barrio cercana, vinculada a las asociaciones y vecinos. En este sentido poco se ha hecho en este mandato a pesar de las promesas. De hecho, del proyecto piloto de Torreblanca nunca se volvió a saber nada. Pero no podemos olvidar que los problemas de inseguridad se producen por la falta de expectativas de futuro que hay en muchas zonas de la ciudad. Lo que hay detrás es un problema de desigualdad y, o atajamos ese problema de raíz, o seguirá habiendo brotes de inseguridad.

-¿Y la limpieza de la ciudad?

Lo que no puede seguir habiendo en Sevilla son barrios de primera y de segunda. Unas zonas donde se cuidan y limpian las calles y otros totalmente abandonados. Espadas sigue centrando sus esfuerzos únicamente pensando en el turismo obviando los barrios. Además, hay que seguir aplicando medidas que mejoren la situación en la ciudad. En el casco histórico, por ejemplo, hay que continuar con el soterramiento de contenedores y facilitar el reciclaje. La puesta en marcha de puntos limpios en los distritos va en buen camino pero no se puede quedar en algo testimonial.

-¿Apoyará la ampliación del puente del Centenario y los túneles de la SE-40 bajo el Guadalquivir?

El anuncio del Ministerio de Fomento fue una evidente venta de humo con la complicidad del alcalde del PSOE. El proyecto no es más que otro titular para arrancar una foto y evitar hablar de lo que el Gobierno debía aclarar con Sevilla: las inversiones para la ampliación de la red de Metro. Y entre titular y titular una infraestructura tan fundamental para la ciudad como el Cercanías nadie se acuerda de ella.

-¿Seguirá apoyando la no venta especulativa de los terrenos del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán y de la ciudad deportiva de Sevilla F.C., como firmaron los 5 grupos políticos del Ayuntamiento en una Declaración Institucional el pasado mes de diciembre?

Nuestro compromiso es claro. No solo por la firma de la declaración institucional. Es que en el mes de noviembre ya llevamos, junto a Participa Sevilla, una moción al Pleno para que la Corporación municipal mostrara su total oposición a la posible venta especulativa del Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán que no salió adelante por el rechazo de PP y PSOE. Seguiremos vigilantes pues se trata de un campo construido gracias al empeño de varias generaciones de sevillanos y sevillistas que, con su esfuerzo, aportaciones económicas propias y mucho sacrificio, consiguieron soñar, luego construir y hasta nuestros días mantener un recinto deportivo modélico en toda Europa.

-¿Qué soluciones aportaría a los problemas del sector del taxi?

La clave está en que el gobierno local no puede seguir poniéndose de perfil ante la situación que se vive en el sector del taxi. Es necesario que se haga cumplir la normativa por el interés general y de un servicio público esencial que corre el riesgo de ser engullido por el negocio de grandes monopolios con sede en paraísos fiscales. El señor Espadas no solo no media en el conflicto sino que además le falta valentía para hacer cumplir la normativa. Además, se le ha pasado el mandato y no ha puesto en marcha medidas como la emisora pública del taxi, una propuesta que se antoja fundamental para paliar muchos de los problemas que arrastra este colectivo, ya que ayudaría a optimizar la planificación y organización de la flota. Esto, a su vez, se traduciría en más seguridad para el gremio, menos intrusismo en el sector y mejor atención al usuario

-¿Estaría abierto a la participación ciudadana? ¿Cómo de vinculantes serían las consultas y las respuestas y en qué temas?

La participación ciudadana está en el ADN de Izquierda Unida. Pero una participación real, no lo que entiende el señor Espadas. La participación no es rellenar una encuesta por internet, es escuchar a los vecinos en la confección de planes y medidas que les afectan en el día a día. No se puede poner en marcha un proyecto sobre movilidad, sobre urbanismo, zonas verdes o vivienda sin escuchar a quienes están en contacto con la realidad y saben cómo aplicar medidas más efectivas. Una participación real, más allá de los titulares, es por lo que nosotros apostamos y seguiremos haciéndolo.

-¿Qué hará por la cultura?

Entendemos la cultura como motor de cambio si de verdad queremos transformar esta ciudad. Es fundamental que la cultura se acerque a los barrios y no se circunscriba únicamente a los grandes eventos y bienales más focalizados en atraer turismo que en la ciudadanía. Invertir en bibliotecas, dotar de verdaderos programas culturales a los diferentes distritos y centros cívicos y contar tanto con las asociaciones como con los promotores culturales locales. Hay que reconocer que el gobierno empezó bien con aquellas jornadas sobre políticas culturales para poner en marcha un plan director, pero la realidad es que todo aquello se ha quedado en un cajón.

-Elija tres palabras que definan su programa electoral.

Pan, trabajo y techo.

-¿Cómo va a ilusionar a los sevillanos?

En la calle. En el día a día. Demostrando que hemos sido un grupo municipal útil desde la oposición. Hay que reconocer que aun siendo el grupo con menos concejales, hemos conseguido importantes avances para hacer de Sevilla una ciudad con más justicia social y más sostenible. Si hoy en día las familias que viven de alquiler en Emvisesa tienen bonificado el IBI es gracias a IU. Si hoy los desempleados y los trabajadores con sueldos irrisorios cuentan con ayudas para el bonobús, es gracias a IU. Nuestra carta de presentación es el trabajo diario en los barrios buscando soluciones concretas, ningún otro grupo ha elevado tantas propuestas al Pleno ni se abre de carne ante los vecinos para rendir cuentas como nosotros.

-Convenza a los votantes indecisos de optar por su programa.

No hay mejor forma de convencer sino con los hechos. El trabajo realizado en estos años demuestra lo que te decía antes de la utilidad de IU, somos una fuerza imprescindible para el bienestar de los trabajadores y trabajadoras de nuestra ciudad. Es cierto que todo este trabajo y esfuerzo no sale en los grandes medios de comunicación, de ahí que nos tengamos que esforzar para llevar nuestras propuestas barrio a barrio, calle a calle. E invito a los lectores a que entren en la web de IU Sevilla ciudad para verlo. Por sus hechos lo conoceréis.

-¿Contempla la posibilidad de apoyarse en otros partidos para gobernar? ¿Con quién pactaría?

Nuestro pacto es con los ciudadanos. Estamos convencidos de que los cargos públicos deben rendir cuentas de forma continuada a los ciudadanos. Estamos convencidos de que el próximo mayo Adelante Sevilla será la primera fuerza de izquierda en el Ayuntamiento. El PSOE tendrá que decidir si gobierna la izquierda o si sigue mirando a la derecha como ha hecho estos cuatro años.

-¿Quién cree que será el mayor rival para alcanzar la Alcaldía?

El mayor rival que tenemos en la actualidad todos los partidos es la abstención. Debemos conseguir animar a los sevillanos a que en mayo salgan a votar al partido que prefieran pero es importante que voten.

-¿Se ve como Alcalde de Sevilla?

Mi única aspiración es contribuir a la transformación que necesita nuestra ciudad, poner mi granito de arena en la lucha contra las desigualdades y mi esfuerzo para conseguir una ciudad más justa y sostenible.