Beltrán Pérez: “el que lea mi programa y me mire a los ojos va a saber que no tengo rival ”

  El candidato del Partido Popular a la Alcaldía de Sevilla, Beltrán Pérez (Sevilla, 1974), responde a nuestra entrevista sobre las cuestiones que más preocupan a los sevillanos de cara a las próximas elecciones municipales. Pérez es abogado y ya militaba en NNGG a los 18 años donde llegó a ser presidente. Fue líder estudiantil en su época y entró en el Ayuntamiento en la lista encabezada por Jaime Raynaud. Lleva desde 2003 como edil de forma ininterrumpida.

  • ¿Qué modelo de ciudad va a impulsar?
  • Una ciudad que en un horizonte de 15 años sea ejemplar en el entorno europeo a través de 6 objetivos: líder en la creación de empleo, en la conservación de su patrimonio histórico, verde y sostenible, universalmente accesible para personas que tienen algún tipo de discapacidad, digitalmente avanzada y una ciudad que recupere la población perdida.
  • ¿Qué políticas de empleo contempla en su programa?
  • Pasa por crear un marco fiscal amable. Pretendemos reactivar la economía bajando los impuestos, una bajada del 15% del IAE a 7.000 empresas, una bajada del IBI comercial e industrial y reducir los impuestos a la construcción, familias y emprendedores. Todas esas medidas favorecerán el crecimiento económico y, por tanto, el empleo. También hemos propuesto la creación de una Oficina del Inversor que facilite la captación de inversiones eliminando trabas administrativas y propiciando ayudas al emprendimiento.
  • En el área de Urbanismo, ¿cuáles son sus prioridades para la ciudad
  • Mi principal objetivo es una revisión del PGOU para que pueda adaptarse a las necesidades de la ciudad y no al revés. Eso eliminaría trabas administrativas, habría mayor flexibilidad para facilitar la inversión y se generaría más superficie de suelo para viviendas con el objetivo de que, al haber mayor oferta, pueda reducirse o contenerse los precios. Para poner en marcha todas estas medidas me acompaña en la lista como número tres e independiente Ana Jaúregui, Decana del Colegio de Ingenieros Técnicos Industrial y Vicepresidenta del Consejo General Nacional. Sin duda, ella posee el prestigio profesional y los conocimientos suficientes para proceder a esa revisión del PGOU y otras medidas.
  • ¿Qué opinión le merece la ampliación del tranvía y del metro de Sevilla?
  • El Partido Popular apostó por la ampliación del tranvía en una etapa en la que dio por imposible cualquier avance sobre la construcción del metro, paralizada por la Junta de Andalucía de Chaves, Griñán y Susana Díaz. Nadie se explica la actitud del PSOE con este asunto hecho, posiblemente, para no molestar al resto de Andalucía. Ahora, que ha habido un cambio en la Junta con la llegada del gobierno del Partido Popular, hemos preferido no optar por la ampliación del tranvía dando que, en estos momentos, si vemos posibilidades reales de que se retome la construcción de la red de metro. Por otra parte, vemos que es prescindible gastar más de 50 millones de euros en una obra que, en subterráneo, ya hace a día de hoy el cercanías. Lo que si hay que potenciar es un billete único para que alguien en la Plaza Nueva pueda coger el tranvía y hacer transbordo con el mismo billete en San Bernardo para llegar a Santa Justa en el tren de cercanías.
  • Siendo el turismo la principal actividad económica de Sevilla ¿Cómo piensa seguir consolidándolo y hacerlo sostenible para los vecinos y la idiosincrasia de la ciudad? ¿Cree que existe una burbuja hotelera?
  • Creo que hay que buscar un modelo sostenible de turismo que no rompa ni distorsione el alma de la ciudad. La ciudad tiene que diseñarse para hacerla atractiva a sus vecinos y que de eso se beneficie la persona que nos visita. En estos momentos, se está haciendo al revés y eso va en contra del alma de Sevilla. Hay que buscar un turismo de calidad buscando nuevas conexiones con Estados Unidos y Oriente y para eso tenemos un proyecto ambicioso de recuperación y puesta a punto de nuestro patrimonio, que debe ser nuestro mejor valor. También hemos propuesto la creación de zonas saturadas de pisos turísticos donde, a través de una serie de parámetros, pongamos coto a la pérdida de la esencia de determinadas zonas del casco histórico o Triana que son masivamente demandadas por el turismo.