Cultura aprueba la restauración del Compás del Monasterio de Santa Clara

En este momento estás viendo Cultura aprueba la restauración del Compás del Monasterio de Santa Clara

También aprueba la instalación de una tienda y sala de control en el Archivo de Índias y la restauración de dos vidrieras de la Catedral de los siglos XIV y XVI

La Comisión Provincial de Patrimonio ha informado favorablemente el proyecto de rehabilitación, consolidación y puesta en valor del Compás del Real Monasterio de Santa Clara, así como de las edificaciones colindantes que aún mantienen una relación directa con él, como son la casa del capellán y la portería al norte; una crujía en el lado oeste y unas naves de talleres al sur, junto al patio del acceso a la Puerta Reglar.

El compás en sí se ha conformado como una autentica plaza urbana que ha quedado aislada en el interior de la manzana, y a la que se accede por un paso dejado entre medianeras, que presenta, en su acceso desde la calle Santa Clara, una portada barroca, a dos caras. Este compás da acceso y pone en relación, además de las edificaciones antes citadas, al ámbito de la Torre de Don Fabrique, con la portada del colegio Santa María de Jesús al frente; a la nave de la iglesia a través de su pórtico y sus construcciones anexas; y la propia Puerta Reglar a través del patio de comunidad.

La idea que plasma el proyecto aprobado consiste en reutilizar este espacio y sus construcciones asociadas, para crear una secuencia de usos que sirvan al visitante de los diferentes museos y zonas expositivas que conforman el Espacio Santa Clara, y recuperar diferentes edificaciones puntuales que lo doten de los servicios que permitan la recepción y acogida de visitantes.

La Comisión Provincial de Patrimonio también ha informado favorablemente el proyecto para la instalación de una tienda y una sala de control en el Archivo General de Indias de Sevilla. El proyecto pretende instalarlas en las salas del ángulo noroeste de la planta baja, donde se haya el acceso público general y el adaptado (mediante rampa exterior y ascensor en el interior).

La tienda se ubicará en la actual sala destinada a recepción-información sin alterar su configuración arquitectónica, organizando el espacio mediante muebles, vitrinas y mostradores exentos y adaptando la iluminación, instalación eléctrica, de telecomunicaciones u otras necesarias al espacio diseñado.

La actual sala de control de seguridad y vigilancia se ubica en la entreplanta situada bajo el segundo tramo de la escalera principal del Archivo, encima del núcleo de aseos existente en planta baja. Como será necesaria una ampliación de este espacio para el óptimo desarrollo de las funciones de control y vigilancia, se opta como mejor solución por el desdoblamiento de la actual sala destinada a “muelle de entrada y salida de materiales” para ubicar allí la nueva sala. El desdoblamiento se realizará, en la medida de lo posible, con obra seca e integrará los contenedores de residuos que se ubican actualmente en esta estancia.

La intervención, finalmente, pretende que la actuación sea reversible en todo caso, y que  se integre dentro de las estancias de manera que se permita la visión completa del espacio, con una materialidad respetuosa, adecuada y compatible con el edificio.

En Sevilla, por último, Patrimonio ha informado favorablemente las propuestas del Cabildo de la Catedral de Sevilla para la intervención de las vidrieras N.º 5 y 34 del templo metropolitano. Concretamente se trata de las vidrieras realizadas por Enrique Alemán (hacia 1478) y Arnao de Flandes (hacia 1548), tituladas respectivamente «San Antonio de Padua, San Bernardino de Siena, San Francisco de Asís y San Luis de Tolosa», ubicada en la nave lateral norte, sobre la capilla de San Francisco, y «San Leonardo, San Lorenzo, San Vicente y San Esteban», situada en el transepto sudoeste triforio, sobre la nave de San Pedro.

El estado de conservación de estas vidrieras es muy deficiente, pues ya en 2012 se apreciaron daños considerables en los vitrales. Además de los problemas de conservación, la pérdida de la capa de pintura, los fragmentos de vidrio resquebrajados y el revestimiento de pintura, se puede observar los daños causados por la tormenta de febrero de 2014, pues la fuerza del viento dañó severamente su fijación, de modo que las vidrieras carecen de sujeción suficiente, de manera que entre las principales patologías detectadas se pueden enumerar el peligro inminente de desprendimiento, y graves daños en el vidrio, el herraje y la pintura.

La intervención se realiza en la misma linea que las actuaciones en otras vidrieras ya informadas anteriormente y comporta su desmontaje, traslado para su restauración y colocación una vez restauradas, con las medidas de protección correspondientes.