Echar sin “h”

Echar sin “h”

Por Avanti. Contador de Pamplinas.

No son los lugares, son las personas que vemos y nos encontramos en esos lugares.

No es la percepción de que nos están robando el tiempo, es que tenemos tatuado entre sístole y diástole con qué personas invertiríamos sin pestañear ese tiempo.

No es que llueva en primavera, es que a nosotros nos gusta compartir paraguas y medio mojarnos los dos.

No es que la puerta esté cerrada, es que no podemos abrirlas desde adentro.

No es que la cerveza del frigo no sea lo mismo, es que no podemos volver de la barra con dos de ellas bien frías mientras quién nos espera sonríe.

No es que nos pongamos tapitas en casa para cenar, es que nosotros somos más de compartir historias entre medias raciones.

No es que hablemos siempre por móviles, es que no podemos hablar mirándonos a los ojos.

No es que me cuentes que lo llevas regular, es que yo no me doy cuenta antes de que me lo cuentes tú.

No es que las calles estén vacías, es que no me puedo bajar de la acera para dejarte pasar y ver que tienes el guapo subido.

No es que tengas razón, es que no te la puedo quitar entre vasos vacíos y ceniceros llenos.

Echar sin “h” es lo que nos pasa, que echamos de menos a las personas que suelen llenar nuestro calendario de fechas marcadas en color rojo “¿Quillo, nos vemos luego?

Se escribe confinamiento y se lee “Echo de menos estar contigo”.

Cohones que serio me he puesto,  total que me voy a la cocina a pedirle al frigo si es tan amable de ponerme un par de cervecitas heladas con media de mojama para la Mesa 1 que llevan esperando un rato…

Deja una respuesta