El Monasterio de San Jerónimo acoge en agosto el flamenco más experimental de la mano de la Bienal

El Monasterio de San Jerónimo acoge en agosto el flamenco más experimental de la mano de la Bienal

La Bienal de Flamenco arranca la edición 2020 en el Monasterio de San Jerónimo el próximo viernes con el flamenco más experimental y vanguardista. El imponente edificio enclavado en el barrio de San Jerónimo y denominado Monasterio de San Jerónimo de Buenavista es el primer espacio escénico de la Bienal. Se une al Teatro Lope de Vega, al Teatro Central, al Real Alcázar, a la iglesia de San Luis de los Franceses, al Monasterio de la Cartuja (CAAC) e incluso al Pabellón de Marruecos de la Isla de la Cartuja (Fundación Tres Culturas), que en esta edición acogerá flamenco para la Bienal.

El Monasterio fue fundado en 1414 por Fray Diego Martínez de Medina de la Orden Jerónima. Fue morada de reyes elegida como hospedería a su paso por Sevilla. En pie quedan espacios bellísimos; entre ellos, un hermoso claustro y unos jardines, que son los que acogerán el ciclo de conciertos de la Bienal.

“A este Monasterio de San Jerónimo llegarán a partir del próximo viernes las propuestas más vanguardistas dentro del mundo del flamenco actual en un entorno al aire libre y de enorme valor patrimonial”, ha señalado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, quien ha destacado que el flamenco ha tenido un papel protagonista en ‘Veraneo en la City’, la programación impulsada por el Ayuntamiento de Sevilla de la mano de gestores culturales de la ciudad y de otras instituciones para ofrecer una agenda variada y completa de cultura que está llegando a todos los rincones de la ciudad.

Antonio Zoido, director de la Bienal ha comentado: “Este ciclo es novedoso. Y lo es porque nunca se había concebido, durante un mes, agrupar a grandes músicos, jóvenes músicos que trabajan en el flamenco con la experimentación como base, con el flamenco más vanguardista. Es verdad, si decimos que en la Bienal hemos tenido conciertos de Gualberto o de Raúl Cantizano en ediciones pasadas, pero salpicados en la programación general. Ahora, todo queda perfectamente enmarcado en un ciclo, que en principio fue concebido para el Teatro Alameda y que se muestra en un espacio y en un tiempo diferentes al que programamos”.

La XXI Bienal de Flamenco arrancará la noche del viernes próximo, 7 de agosto, con el concierto de un músico que toca varios instrumentos, de un arreglista y compositor sanluqueño: Diego Villegas acompañado por la Electric Acoustic Band. El saxo, la armónica, el clarinete o la flauta son instrumentos que maneja con maestría. Su espectáculo lleva por título Cinco, estreno para la Bienal. Lo define como “un recopilatorio de vivencias, de experiencias e inspiraciones que he tenido en cada uno de mis viajes por los cinco continentes”. Diego cuenta con la cantaora María Terremoto, como artista invitada.

El sábado 8 de agosto, con el espíritu de Enrique Morente, llegan desde Granada M de Puchero. La agrupación está formada por: Antonio y Salvador Fernández junto con Fernando Rodríguez, al cante; la guitarra de Miguel Ochando y la percusión de Miguel “El Cheyenne”. La admiración a la figura y creación artística de Morente los une hace un par de años. Palos del flamenco como los tientos, tangos, malagueñas, soleá, etc., quedarán interpretados con una versión novedosa de los cantes, un juego armónico de voces diferentes en timbre y calidad sonora. Este estreno lleva por título Flamenco a voces.

El segundo fin de semana en el Monasterio se brinda la oportunidad de conocer más de cerca el recital original llamado De Barro que presentará Rycardo Moreno. Es la guitarra solista, el creador de la idea original y de la composición musical. Cuenta con Víctor Franco como segunda guitarra, y con Antonio y Manuel Montes Saavedra “Los Mellis” en coros y palmas. Manuel Molina lo definió como “un alfarero de la música y noble como el barro de su tierra, Lebrija”. Su concierto tendrá lugar el viernes 14 de agosto.

El sábado 15, Raúl Cantizano se mostrará en una Zona Acordonada. Guitarra, samplers y vídeo en directo se estructurarán en tres bloques temáticos diferentes a modo de tríptico: Carta a Nam June Paik/Guitarra preparada/ Puro y Auténtico. Cada uno de estos tres movimientos se irá desarrollando en diferentes piezas. Es el segundo trabajo discográfico en solitario del músico centrado en la guitarra flamenca. El concierto lo define como “un espectáculo escénico, visual, performático y musical, que amplía el espacio más allá de mi silla y de mis dedos. Es un recital atípico de guitarra flamenca expandida donde la luz, el vídeo en directo y la acción acompañan la música en un formato renovado y actual para la guitarra flamenca”.

Las últimas dos semanas de agosto se han reservado, en primer lugar, para Artomático el día 21. Música electrónica en vivo con la dirección artística, musical (junto a Juan M. Jiménez), percusión y batería de Daniel Muñoz (Artomático), el baile y coreografía de Paula Comitre, y el saxo de Juan Jiménez. Su concierto en directo mostrará una propuesta escénica y sonora que adapta su repertorio, sonido y movimiento a las características del lugar donde se lleva a cabo, generalmente -como es el caso del Monasterio- en espacios monumentales, en industrias y teatros.

Deja una respuesta