El Ofendidismo

En este momento estás viendo El Ofendidismo

Por Raúl Delgado.

Fina ironía en el carnaval de Cádiz que decían aquellos Quijotes del Sur. Ahora hay mucho ofendido en esto del carnaval, nada nuevo y todo muy antiguo. El humor no tiene que tener límites y si alguien se ofende, verdadero problema tiene. Vamos a tener que crear la asociación Ofendidismo y no me equivoco que socios habrá de todo tipo. Que si le cantas a Andreita, ofendiditos; tauromaquia, ofendiditos; mujer de un futbolista que no la conoce ni el Tato, ofendiditos; calvos, ofendiditos; rocieros, ofendiditos… Aquí la gente lo coge todo con pinzas y está deseando de decir tonterías, una vez escuchada la letra, para atrincherado tras las redes, esperando en la redacción de un diario o tras un micrófono, soltar lindas críticas del dolor más hiriente y tonterías sin parar.

 Esto es Carnaval como decía el maestro Peña, si te ofendes, deja de escuchar carnaval, que el carnaval es libertad, es decir lo que se piensa, la voz libre del pueblo. Es lo bueno que tiene, aunque ello lleve cosido con los hilos de la estupidez, a la gente que sin entender nada, sin sentirlo, quieren ponerle los pies en pared y domesticarlo. Y del Peña al Gómez, que bien decía, unos me dicen hazlo, otros que no lo haga y al final yo hago lo que a mí me da la gana.

A esos ofendiditos que les duele una letra, que parece que les va la vida en ellos, relájense un poco, fúmense algo que les haga sonreír tontamente, hagan yoga en medio del desierto hasta que se le tuesten los pelitos de la sobaquera o hártense de croquetas en casa Ricardo hasta reventar y tranquilícense un poco o mucho. A esos ofendiditos a los que la aparición de Kiko Rivera con los niños de Isabelita, les ha dado un guantazo con la mano abierta, para decirles que el que se enfade es carajote.

A los ofendidos, que la vida son dos días para ponerse de esta manera, a todos y todas, que lo del todes es una mamarrachá más grande que la Giralda y si alguien con esto se ofende también, que se fume lo de antes, disfruten de la vida, dejen espacio al humor, que la vida siempre es carnaval.

 Salud, punk y circo