Espadas aboga por “un trabajo en equipo, compartido, con propuestas e ideas de la propia sociedad civil” para la reactivación de la ciudad

Espadas aboga por “un trabajo en equipo, compartido, con propuestas e ideas de la propia sociedad civil” para la reactivación de la ciudad

Los trabajos de la Comisión No Permanente de Reactivación Social y Económica para el Impulso del Empleo que, acordada en Junta de Portavoces, bajo la presidencia de su alcalde, Juan Espadas, y con participación de todos los partidos políticos, tratará de alcanzar grandes acuerdos para fomentar la economía y el empleo en la ciudad tras la crisis sanitaria por la pandemia de la COVID-19. En esta primera sesión, los representantes de las universidades sevillanas, los empresarios y los sindicatos, así como de distintas entidades sociales y ONG, han apelado a la unidad y a la colaboración para, entre todos, conseguir un gran acuerdo que propicie el cambio de modelo productivo, más sostenible y con una mejor atención social.

En concreto, han participado en la primera sesión representantes de la Universidad de Sevilla, la Universidad Pablo de Olavide, CES, Cámara de Comercio, el Consejo Económico y Social, UGT, CCOO, ATA, UPTA, Banco de Alimentos, Cáritas, Cruz Roja, Facua, Ecologistas en Acción y Área Sanitaria de Sevilla, quienes han ofrecido una primera perspectiva general sobre el impacto de la pandemia en sus respectivos ámbitos de actuación, y en las próximas sesiones se irá profundizando en cada uno de ellos, según el método de trabajo acordado. “Una visión global para un camino que vamos a andar juntos durante los próximos meses, en un periodo de mucha incertidumbre y complejidad y en el que la Corporación tiene que tomar decisiones sobre los recursos económicos que se destinan a uno u otro ámbito, de ahí que este trabajo nos permite consensuar las medidas más correctas que se han de tomar. Es un trabajo en equipo, compartido, con propuestas e ideas de la propia sociedad civil”, les ha trasladado Espadas, quien ha trasmitido a todos su agradecimiento y el de la Corporación por su presencia y aportaciones.

Entre las propuestas comunes, han estado la necesidad de la unidad para afrontar juntos la reactivación y de la colaboración entre la sociedad civil y la administración pública, “con el diálogo social como eje central de la recuperación”, ha asegurado el presidente de la CES, Miguel Rus, quien ha defendido la validez del Plan Estratégico Sevilla 2030, ha abogado por la seguridad jurídica que propicie una mayor inversión empresarial y que la inversión pública se destine a los ámbitos de actividad que más empleo reporten y, por último, ha instado “a no caer en una crisis de confianza. No será una crisis de años, sino de trimestres”, ha apostillado.

Se ha de avanzar –han dicho en la sesión– hacia un cambio en el modelo productivo que diversifique los sectores empresariales de la ciudad de Sevilla, un modelo que esté basado tanto en la sostenibilidad como en un alto componente tecnológico y de I+D+I, y donde las universidades, además, jueguen un papel capital. “Se debe generar un ecosistema basado en la innovación abierta que esté constituido por la universidad, el tejido empresarial local y el propio Ayuntamiento, como un ejemplo de colaboración público-privada que impulse la economía. Lo local estará a partir de ahora muy presente en la economía”, según ha manifestado Carmen Barroso, vicerrectora de Planificación Estratégica y Económica de la Universidad de Sevilla.

Se ha abogado, asimismo, por un refuerzo en los servicios públicos, sobre todo en las áreas de salud y servicios sociales, y se ha planteado acometer planes de choque para la generación de empleo, para lo que sería necesario que la Administración central relajara las reglas de gasto y de déficit. “La crisis sanitaria ha mostrado cuán importantes son los servicios públicos de calidad. El reforzamiento de la red de salud es capital para que esta crisis sanitaria, y con ella la económica y laboral, no se repita”, según ha enfatizado Juan Bautista Ginés, el secretario general de UGT Sevilla, quien ha recalcado que “el teletrabajo es una fórmula que ha llegado para quedarse”

En materia laboral, se ha propuesto adecuar la formación a las necesidades reales del mercado de trabajo local post COVID-19 y una más estrecha colaboración entre la universidad y la empresa, así como más formación que permita el reciclaje de empleados y empleadas. “Son necesarios la continuidad y el cumplimiento de las cláusulas sociales que rigen la contratación del Ayuntamiento de Sevilla y de sus empresas y organismos autónomos, así como el incremento de la plantilla de los servicios sociales, adaptar la formación a las necesidades actuales del mercado de trabajo y ligar las ayudas públicas a las empresas al mantenimiento del empleo por parte de estas”, ha dicho Alfonso Vidán, secretario general de CCOO-Sevilla.

En este ámbito laboral, Milagros Martín, presidenta del Consejo Económico y Social de Sevilla, ha remarcado “la necesidad de más planes de empleo municipales y más bonificaciones para la creación de empleo”, así como la búsqueda de subvenciones europeas, el fomento de las compras en el comercio y una mayor seguridad en los polígonos empresariales que favorezca, a su vez, el desarrollo industrial en estos recintos.

En general, los participantes han coincidido en que han de arbitrarse las medidas necesarias para evitar un rebrote de la enfermedad que, a su vez, suponga otro freno a la actividad económica y laboral, cuestión trasladada en varias ocasiones durante las intervenciones de empresarios, sindicatos y universidades. En materia de emprendimiento empresarial y el autoempleo, se ha considerado la necesidad de aunar los esfuerzos de las múltiples entidades públicas y privadas que tienen programas y recursos para la creación de empresas. “Debe existir un plan conjunto de emprendimiento empresarial, tanto para constituir nuevas empresas como para garantizar la supervivencia de las mismas, y trabajar también para que la enseñanza universitaria sea también dual”, según ha señalado Vicente Guzmán Fluja, rector de la UPO.

El impulso a la industria ha sido otro de los temas recurrentes por los participantes, una industria que ejerza un efecto tractor sobre otras actividades económicas, así como el impulso al Puerto de Sevilla, al comercio de los barrios y a los polígonos industriales. En este sentido, han querido dejar claro que la crisis sanitaria no puede caer en crisis de confianza, puesto que la situación actual es muy diferente de la crisis económica de 2008, cuando no había un soporte financiero suficiente para apoyar a las empresas y cayó el consumo. Por tanto, han dicho, hay que forjar una unidad que refleje esa confianza en economía y fomente la inversión empresarial y promueva la producción y el consumo locales.

En este marco, los empresarios y sindicatos han considerado que es esencial que se recupere la confianza en el destino Sevilla, con una recuperación progresiva y sostenible del turismo, y todos en general han abogado por más apoyo a las pymes, microempresas y autónomos. De hecho, se ha planteado que las empresas tengan un espacio en internet que impulse la digitalización de su actividad, el conocimiento de las mismas y las alianzas entre ellas. “La Cámara de Comercio de Sevilla cuenta con múltiples herramientas y servicios, así como fondos, para apoyar a las pymes y los autónomos que ponemos a disposición del Ayuntamiento”, ha dicho al respecto su director gerente, Salvador Fernández, quien ha defendido, asimismo, un nuevo impulso a la adaptación de las empresas a las nuevas tecnologías.

Sobre los autónomos, se han puesto sobre la mesa que estos tengan un servicio de acompañamiento en las tramitaciones administrativas, campañas de promoción del producto local, de los comercios de barrio y de la amplia variedad de actividades profesionales, así como profundizar en bonificaciones fiscales y otras facilidades de pagos y medidas tributarias de apoyo a las empresas.

“Es necesario impulsar el consumo local, apoyar el asociacionismo, dinamizar el comercio de barrio y las actividades profesionales, bonificar a los autónomos y facilitar el pago de tasas conforme recuperen la actividad”, ha dicho Inés Mazuela, presidenta de UPTA. José Luis Perea, secretario general de ATA, ha abogado por “agilizar las tramitaciones de las ayudas y por un servicio de acompañamiento que ayude a los autónomos en las tramitaciones administrativas”.

Se ha defendido la continuidad en el tiempo de las medidas sociales, entre ellas las de garantía alimentaria, pero acompañadas también de iniciativas de formación y reactivación laboral. Las entidades sociales han pedido apoyo a las campañas de recogida de alimentos, refuerzo de los servicios sociales, incentivos a la economía social y ampliar la red de voluntariado, así como proteger a los colectivos que han visto crecer su vulnerabilidad en esta crisis, como víctimas de violencia de género, personas mayores, personas migrantes e infancia.

“Se requiere una planificación global de las necesidades sociales y, en particular, de la garantía alimentaria de aquí a finales de 2020 para evitar desabastecimiento. El Banco de Alimentos batió un récord histórico en abril pasado en distribución de alimentos y familias necesitadas y hay que prepararse para los próximos meses”, según ha comentado Agustín Vidal, presidente del Banco de Alimentos de Sevilla. Por su parte, Mariano Pérez de Ayala, presidente de Cáritas Sevilla, ha opinado que, siendo necesarias las medidas sociales excepcionales y su continuidad, “hay que trabajar con los colectivos desfavorecidos en claves de futuro, así como destinar mayores recursos públicos a las políticas sociales”. Francisco Rodríguez, presidente de Cruz Roja Sevilla, ha defendido la colaboración entre las distintas entidades sociales y las administraciones y ha postulado, además, “la urgencia de resolver la brecha digital tanto para propiciar el éxito escolar como la búsqueda de empleo en las familias más necesitadas”.

Se ha planteado que la actual crisis sanitaria, económica y laboral no es obstáculo para avanzar en las estrategias de sostenibilidad, “puesto que son también una oportunidad para crear empleo en ámbitos como las plantaciones, la rehabilitación energética de viviendas, las energías renovables, la apuesta por la bici, la economía circular, la I+D+I en materia de reciclaje y la promoción de los productos locales y el consumo responsable”, según ha enumerado Elisa Oteros, de Ecologistas en Acción. Desde Facua, su secretario general, Jordi Castilla, ha instado a impulsar las políticas de consumo y también “la movilidad sostenible, con mayor fomento de la bicicleta y los itinerarios peatonales”.

Por último, los representantes de esta quincena de entidades han lanzado un mensaje de optimismo y la voluntad de trabajar en un gran acuerdo de reactivación de la ciudad de Sevilla tras la crisis sanitaria del coronavirus. “Las crisis generan oportunidades. Es el momento de la globalización sostenible, la innovación abierta, la ciencia, y de abordar las cuestiones poniendo el foco en las personas y desde una perspectiva de género. Y todos estos principios hay que reflejarlos después en los Presupuestos”, ha argumentado, en representación del Área Sanitaria de Sevilla, el doctor en Medicina Guillermo Antiñolo, quien ha sido tajante: “Cambiar el modelo productivo ha dejado de ser una opción”.

Deja una respuesta