Lloran las sevillanas y el corazón

Lloran las sevillanas y el corazón
Dibujo: David Rivas Fernández. @darife_83 en instagram

Por Diego Jiménez.

“Unas sevillanas son versos que salen del alma,

unas sevillanas son,

versos que salen del alma,

una voz que las cantó,

y un acorde de guitarra”…

Letra de sevillana magistral para un artista colosal, pura alegría y bondad de un hijo de Gines, que ya en el Cielo está.

Lloro tu pérdida José Manuel “El Mani” por tu adiós cuando tanto te quedaba por vivir y regalarnos, pero la vida te da estos golpes secos que te invitan a aplicar el “Carpe Diem” en nuestro día a día.

Lloran tu pérdida todos los que compartieron tantos momentos felices en tu pueblo del alma Gines, en la Feria, el Rocío, viendo a tu Betis, en tus conciertos, tu participación en innumerables actos benéficos o simplemente disfrutando de una copa de vino en una agradable charla de la categoría que tú tenías, en grandes dosis.

Lloran tu pérdida tus paisanos de Gines que te quisieron dar su último adiós al visitar tu capilla ardiente en el teatro El Tronío.

Lloran tu pérdida las sevillanas, porque ya no tendrán a un artistazo que les ponga letra, voz, sentimiento y pasión.

Lloran tu pérdida tu amigos, artistas o no, que teníamos el honor de compartir tu amistad, tu sentido humano de las cosas, tu sencillez, tu solidaridad.

Y al mismo tiempo sonrío por haber tenido el privilegio de conocerte, de compartir durante cinco años consecutivos el ritual de tomarnos “la primera”, al darle la bienvenida al Alumbrao de la Feria de Abril de Sevilla; contarme diez mil y una anécdotas en tus más de 30 años de profesión y los 20 discos a tus espaldas.

“Mani” la ausencia no es el olvido, por eso Gines, Sevilla y Andalucía, nunca te olvidarán, por ser el mejor embajador en el mundo de las sevillanas; no es casual el título de tu primer disco en el año 87, “Mi Amor se llama Sevilla”. La provincia te reconoció con la Medalla de Oro de la Diputación en 2013; Gines con el galardón de Ginense del Año en 2010 como ‘Embajador de Gines’, y el pueblo te recordará siempre, con una calle que lleva tu nombre.

Tu generosidad no tiene límites, ni días, ni horas. Aún recuerdo el detallado que tuviste en 2009 con los chavales y padres en la despedida del ciclo de primaria de los alumnos del colegio Santa Clara, cuando te pedí que fueses a cantarles unas sevillanas y paraste el reloj de tus quehaceres para estar con la gente, con tu público.

¡¡¡ Que sorpresa se llevaron todos y la de autógrafos que firmaste !!!

Cuídanos amigo, allá desde el Cielo en estos tiempos de miedos e incertidumbres, que nosotros intentaremos que el corazón se repare de sus lágrimas, escuchando “tu Candela”.

Deja una respuesta