Mejoras para los talleres de cocina del Centro Cívico de San Pablo

En este momento estás viendo Mejoras para los talleres de cocina del Centro Cívico de San Pablo

Se trata de una actuación que ha supuesto una importante ampliación de este espacio y también ha incluido el suministro y la instalación de mobiliario de cocina y equipamiento de electrodomésticos

Esta sala es utilizada tanto para los talleres de cocina de los distritos San Pablo- Santa Justa y Nervión como por entidades de la zona

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Igualdad, Educación, Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos en coordinación con el Distrito San Pablo-Santa Justa, ha llevado a cabo una actuación de mejora de la sala destinada a taller de cocina del Centro Cívico de San Pablo con una inversión de 10.889 euros.

Se trata de una actuación del Área de Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos que ha supuesto una importante ampliación de este espacio y también ha incluido el suministro y la instalación de mobiliario de cocina y equipamiento de electrodomésticos, con conexión de estos últimos a las instalaciones existentes de electricidad.

Esta sala es utilizada tanto para los talleres de cocina de los distritos San Pablo-Santa Justa y Nervión como por entidades de la zona. La delegada de Igualdad, Educación, Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, Adela Castaño, ha visitado recientemente, junto a  la dirección del Distrito San Pablo-Santa Justa, este centro cívico para supervisar el resultado de esta intervención.

Castaño ha señalado que “se trata de una actuación de mejora muy necesaria, ya que se da la circunstancia de que este tipo de talleres de cocina cuenta con una elevada demanda y para dar una mejor respuesta era necesario ampliar estas instalaciones. Los centros cívicos de los distritos son un auténtico epicentro de la participación ciudadana en nuestros barrios, por eso nuestro objetivo es mejorar  sus infraestructuras para ofrecer la mejor atención posible a los vecinos y vecinas”.

Además de la ampliación del propio espacio con la unificación de dos salas existentes, también se ha instalado nuevo mobiliario y se ha redistribuido el espacio. Cada taller de cocina suele aglutinar entre 15 y 20 alumnos y, por ello, el objetivo ha sido que el mobiliario permita que todos los alumnos puedan realizar la actividad con espacio suficiente y, al mismo tiempo, acceder a las tareas del profesor con visualización adecuada.