Patrimonio aprueba la restauración de cuatro lienzos de Zurbarán del Palacio Arzobispal y obras de consolidación del claustro del Monasterio de San Jerónimo

Patrimonio aprueba la restauración de cuatro lienzos de Zurbarán del Palacio Arzobispal y obras de consolidación del claustro del Monasterio de San Jerónimo

La Comisión Provincial de Patrimonio, en la sesión celebrada este miércoles bajo la presidencia de la delegada territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico, Susana Cayuelas, ha dado cuenta de un total de 22 expedientes de interés para la conservación del patrimonio cultural y artístico, de los cuales 3 corresponden a Sevilla.

Así, la Comisión Provincial de Patrimonio ha informado favorablemente el proyecto de conservación de los cuatro lienzos de Francisco de Zurbarán (San Bruno, Santo Domingo, San Pedro Mártir de Verona y San Francisco de Asís) propiedad del Palacio Arzobispal de Sevilla, por considerarlo correcto y suficiente en su análisis y diagnóstico, y adecuado en cuanto a principios, procedimientos, materiales y técnicas a emplear en las actuaciones de conservación y restauración que se proponen en el mismo, pues los tratamientos propuestos, así como la metodología, están justificados y se adaptan a la necesidad que demanda el estado de cada obra.

Este proyecto de restauración tiene especial interés, por ejemplo, en preservar las veladuras que el artista incorporó de forma sutil como recurso plástico en el acabado de la capa pictórica, que es uno de los elementos fundamentales característicos de sus obras. Además, la intervención servirá como elemento de difusión de la colección del palacio, potenciando la continuidad de las visitas culturales, que son la mejor forma de integrar el patrimonio con la sociedad.

El mal estado de conservación de los cuadros obedece a una degradación natural, siendo los principales agentes del deterioro el factor humano ocasionado por el uso, la pérdida de propiedades de los materiales que los conforman, la humedad y los cambios bruscos de temperatura. Por ello, es de gran importancia para este proyecto el conocimiento de la historia del edificio de manera general y de sus bienes artísticos en particular, de manera que se puedan determinar los daños que les pueda ocasionar y diseñar una posible intervención, pues considera inútil tratar los deterioros sin eliminar previamente sus causas, ya que muchos de ellos dependen del edificio y de las personas responsables de los bienes.

La intervención tendrá como criterio principal la toma de datos fidedignos y contrastados para cualquier actuación que se lleve a cabo y, sobre todo, el respeto a las obras conservando lo existente como parte de su historia material, eliminando las alteraciones que por su naturaleza y envejecimiento alteran la lectura real de la obra, para su mejor entendimiento y garantizar el óptimo estado de conservación.

También en Sevilla, la Comisión de Patrimonio ha informado favorablemente el proyecto básico de consolidación del claustro del Monasterio de San Jerónimo de Buenavista. La actuación contempla el claustro en su globalidad, entendiendo que los problemas de conservación que presentan sus partes están interrelacionados, de manera que propone un plan de actuación con tres apartados diferentes: el levantamiento tridimensional del edificio, una campaña de investigación geotécnica, y, finalmente, una campaña complementaria para el reconocimiento de la cimentación.

De este proyecto de intervención del claustro, que es muy amplio, cabe destacar entre las actuaciones previstas más importantes el recalce de las cimentaciones para garantizar la estabilidad de sus elementos, realizar obras de refuerzo estructural de los fustes de pilares de las galerías del claustro en las dos plantas, y el de los arcos fajones exentos de las galerías del deambulatorio alto; el apeo de todos los arcos mediante cimbras de madera; la retirada de los flejes metálicos colocados como refuerzos; el desmontaje, previo levantamiento topográfico y fotográfico, transporte y acopio del material desmontado hasta su reutilización; además de obras de restauración de pavimentos, arcos, bóvedas y muros del patio del claustro y el deambulatorio bajo.

Deja una respuesta