Plan de protección para la arboleda afectada por el nuevo colector de Emasesa

Plan de protección para la arboleda afectada por el nuevo colector de Emasesa

Las obras del nuevo colector de la Ronda de Tejares, un proyecto que con 9,86 millones de euros de presupuesto, es estratégico para evitar las inundaciones en los distritos Triana y Los Remedios, ha implementado una serie de trabajos y aplicado la tecnología del georradar para así reducir al mínimo la afección a la arboleda. Este conjunto de iniciativas tenía como objetivo mantener al máximo la masa arbórea a lo largo de todo el trayecto de la nueva infraestructura (Ronda de Tejares y Barriada del Carmen) y condujo incluso a modificar el diseño inicialmente previsto, de manera que éste se vio incrementado en 1,5 millones de euros y en 7 meses adicionales de ejecución, hasta los 18 meses, tal y como ya se trasladó a los vecinos y las vecinas en distintas reuniones previas al comienzo de estas obras a primeros de marzo pasado.

El trazado tiene una extensa masa verde en el acerado contiguo al Muro de Defensa en la Ronda de Tejares, en el paseo peatonal que une ésta con Rubén Darío y en la calle San José de Calasanz en su acerado anexo a las viviendas. Dado que el colector actual en mal estado discurre paralelo al Muro de Defensa, la afección a los árboles era elevada, de ahí que el proyecto constructivo inicial se reformó para, teniendo en cuenta que es una infraestructura vital –que será completada posteriormente con un depósito de detención de aguas pluviales en terrenos ahora ocupados por los Viveros de Los Remedios, a la altura de la Barriada del Carmen, y que contará con otros casi 6 millones de euros de presupuesto–, las obras tuvieran el menor impacto posible al arbolado.  

“El objetivo era compatibilizar esta gran infraestructura hidráulica con la necesidad de conservar al máximo los centenares de árboles de su trazado, en su mayoría compuesto por árboles de sombra, y conferir además al proyecto final un diseño medioambiental, con más arboleda incluso, más plantas arbustivas, un sistema de drenaje sostenible para el riego y áreas recreativas para los vecinos y las vecinas. En conjunto, un gran paseo verde en una iniciativa más del gobierno de la ciudad contra el cambio climático”, según ha explicado el delegado de Transición Ecológica y Deportes, David Guevara.

La afección final quedará reducida al apeo de 31 árboles –frente a los 241 afectados inicialmente–, situados 23 en la calle San José de Calasanz y 8 en la Ronda de Tejares. “No obstante, la reurbanización contemplada en todo el trazado del proyecto del nuevo colector en la Barriada del Carmen y la construcción en la Ronda de Tejares de un bulevar más habitable, más saludable y medioambientalmente sostenible llevarán aparejado un incremento en el número de ejemplares, cuyo número y variedades atenderá a los criterios de los técnicos del Servicio de Parques y Jardines”, según ha concluido David Guevara.

Deja una respuesta