Saber convivir

Saber convivir

Por Avanti.

Pues sí amor, como los toreros arruinados y con más miedo que un maestro cogiendo una mascarilla infantil del suelo, vuelvo al “ruedo” para poner encima del tablero de ajedrez que es el día a día, alguna que otra pamplina.

Que dicen los señores del Gobierno (sea el que sea) que “tenemos que saber convivir con el COVID”. Lo llevan claro. La mayoría no sabe convivir con las personas que los rodean, van a saber convivir con el bicho ese.

Donde ellos escriben “mascarilla y distancia de seguridad”, nosotros leemos “Antifaz y parejas de tramos bien organizados”

Amén a las dos cosas.

Yo siempre he mantenido la distancia de seguridad con esa gente que resta más que suma, esos que te cuentan mil problemas por cada media de alegría. Esos que van por la vida buscando al afilador para que les repase el machete.

¿Y la mascarilla?. Pues siempre puesta para que no te lean los labios los malajes con los que te cruzas por la vida, esos que ladran más que hablan.

Vamos a ver. Si saber convivir con “el colega que vino de China” es seguir mirándole las cachas a mi vecina, tomarme de todo menos la tensión en el bar de mi calle y escuchar a Bambino cuando me da la bajona, pueden contar conmigo.

No nos habíamos dado cuenta de que la vida eran las cosas pequeñas hasta que las cosas pequeñas nos guiñaron un ojo y empezaron a romearnos.

Sobran Messis y billetes de quinientos y faltan limpiadoras alegres y carteras con lo justo convidar a la penúltima a tu cuaño.

Espero que dentro de esa nueva normalidad nos dejen seguir riéndonos de los despropósitos que nos rodean, seguir mojando pan en la salsa de las coquinas y seguir queriendo a nuestros amores aunque solo sea de miércoles a martes.

Deja una respuesta