Suerte señores

Suerte señores

Por Ignacio Ayuso.

Comienzo citando a un gran periodista y amigo, Mateo González, que decía: “Miremos las cosas con perspectiva”. No nos hagamos el “hara-kiri” por una mala, muy mala, temporada, que ya hay tambores de guerra por ahí alentado por los de siempre y que quieren ver a otros dirigiendo una nave para la cual no tienen ni apoyo accionarial ni varita mágica para que entre la pelotita.

Lo tuvimos en nuestras manos y dejamos que se fuera; lo dejamos no, lo tiramos nosotros mismos. La mala gestión de dos caracteres contrapuestos, la deslealtad de uno y el hartazgo de otro acabó con un inusitado ataque de nervios a todos los niveles. Consejo de Administración –contratación de un entrenador aconsejado por Serra que ya no estaba, remodelación de la Secretaría Técnica y Dirección Deportiva sin liderazgo cierto que no fuera el Vicepresidente con la incursión del Director General-, nosotros, la afición sí, los principales; los silbidos a alguno de nuestros jugadores, pitos al equipo desde el minuto uno, bronca al palco…Y estábamos en un partido que de ganar nos metíamos en Europa otra vez, semifinalista de la Copa y habíamos pasado un grupo de muerte de la UEFA como primeros, una plantilla que se revalorizó enormemente (Lo Celso, Pau, ¡Junior!).

Situación que hizo insostenible acompasada por factores exógenos de cierta prensa que atizó fuerte con la complacencia de un Serra beligerante con el entrenador que no salió ni una vez a dar la cara por el equipo, por el entrenador y por el Consejo del que formaba parte como Vicepresidente Deportivo.

Cierto que hubo decepciones, no acudir a una bonita final en nuestro estadio, eliminación de la UEFA en un partido de vuelta mal planteado,…etc., pero no fracasos como para haber oído tras de mí a uno con poco mas de 30 años increpar con aquello de “otro año igual”: ¿Qué me he perdido yo, alguna liga, Champions,…en 60 años para ser otro año igual? Le respondí. En fin, la tormenta perfecta. Pero, ¿qué queríamos, ganar la liga, la Copa…?

Y de aquellos polvos estos lodos: Se fichó a un entrenador con una plantilla confeccionada para otro estilo de juego, nos equivocamos en la gestión de la portería, nos gastamos un pastizal en un jugador que  sí, que había hecho goles en el Español y poco mas, pero que, además de tapar a Loren, no ha rendido ni el 10% de lo que se esperaba; la plantilla se ha devaluado considerablemente, nos hemos quedado en zona de nadie con tierra quemada por detrás, estamos lo decimocuartos y echamos a Rubi. Pienso que no es una decisión técnica, que es una forma de dotar de alma a un equipo que arrastra el escudo por los campos y que no compite y no ha querido –o no le ha convenido- entender al entrenador. Pero es curioso, ni un silbido, ni un pito, ni una bronca a este entrenador, ni un mal gesto hacia ciertos jugadores: nada. Y sin embargo oigo y leo ataques furibundos a la directiva (Consejo), disparates en eso que llaman redes y además sociales, ruido de acciones, rumores de Junta General, movimiento de  accionistas,…etc. Pero no los oigo a ellos; solo lo oigo en la radio o lo leo en alguna prensa. Curioso.

En fin, la decisión está tomada y esperemos que en las jornadas que restan el equipo pelee, luche y sienta el escudo al menos como vosotros lo hicisteis. Mucha suerte señores.

Deja una respuesta