¡Todos a una!

¡Todos a una!
Foto: larazon.es

Por Miguel Ángel Vázquez.

Sólo como en ‘Fuente Ovejuna’ seremos capaces de superar con éxito esta crisis sanitaria, social y económica provocada por el coronavirus. Todas y todos juntos, todas y todos a una. La comparecencia del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados ha proyectado una imagen alentadora para la sociedad española. Se ha dado una razonable imagen de unidad de todas las fuerzas políticas para superar este inédito reto al que se enfrenta nuestro país… y todo el planeta. No perdamos de vista que afrontamos una amenaza global y que la solución ha de ser también global, además de las recetas nacionales.

En España, la ciudadanía espera una respuesta concertada y coordinada de administraciones y partidos y que se aparquen las diferencias para dejar atrás la pandemia. El debate parlamentario, más allá de determinados gestos para la galería, ha transcurrido en la línea del consenso y de concertación de fuerzas. Entre otras razones, porque el virus no entiende de fronteras, de ideologías o clases sociales. Sólo la respuesta conjunta nos permitirá superar el reto. Es el momento de la unidad, de la solidaridad y de la responsabilidad individual y colectiva. Si se exige disciplina social para cada ciudadano, lo coherente es dar la réplica que se merecen los ciudadanos desde la esfera pública y política. Estar a la altura de este país y sus gentes.

Se han tomado medidas excepcionales para una situación inédita. Medidas duras en materia sanitaria, que nos exigen quedarnos en casa para evitar la propagación de la epidemia, y medidas de carácter social y económico para atenuar el impacto que van a sufrir nuestro tejido productivo, las familias y los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. Para ello, el Gobierno de la nación ha elaborado un plan de choque con 200.000 millones de euros. Es una partida formidable, la mayor movilización de recursos de nuestra historia, y ojalá dé cobertura a la totalidad del estropicio que va a provocar esta extraordinaria emergencia sanitaria.

Tiempo habrá de evaluar la acción de los poderes públicos. Ahora toca remar unidos en la misma dirección, no escatimar esfuerzos, que cada cual aporte su grano de arena. Es una tarea, por tanto, de todos y todas: si cada uno se cuida y cumple los consejos de las autoridades sanitarias, nos cuidamos todos. Esta crisis nos exige lo mejor de cada uno de nosotros, que cumplamos a rajatabla el encierro en nuestros hogares, que logremos frenar la curva de afectados, y luego tocará recuperar el bienestar ciudadano y el crecimiento dañado por esta crisis.

Nuestro comendador es hoy un virus tirano y, como en la obra teatral de Lope de Vega, la unión del pueblo hará posible ganar la partida. ¡Todos a una!

Nota.- Mi pesar por las víctimas mortales y mis condolencias a sus familiares, mi solidaridad con los contagiados, mi reconocimiento a los trabajadores públicos y privados que nos ayudan a superar esta difícil travesía y mis ánimos a todos los que desde el encierro contribuimos a vencer al coronavirus.

Deja un comentario