Y todo se paró

Y todo se paró

Por Ignacio Ayuso.

Habíamos ganado al Real Madrid, se avecinaba un derbi apasionante; sobre el mundo planeaba desde diciembre una negra sombra en forma de virus desatado; llegaron las dudas sobre la celebración, ¿con público, a puerta cerrada?… Las dudas se convirtieron en certezas: suspensión total, estado de alarma, confinamiento: Todo se paró.

           Todo? Los partidos, los entrenamientos, el fútbol, sí…el Real Betis balompié, no. Ni la plantilla, ni la Fundación que han seguido, con nuevo impulso, para ayudar a todos los que necesitan apoyo social y económico en esta pandemia que nuestros gobernantes no han sabido atajar a tiempo por egos políticos.

           Borja Iglesias organizó una partida de “Fortnite” con los aficionados en la primera noche del confinamiento, germen para ese derbi virtual que protagonizó junto al rival Reguilón, y que congregó a más de 60.000 personas…no hubieran cabido allí, y que ganamos con gol de oro. Videos retando a otros compañeros de otros equipos –especialmente el Valecia, azotado de manera inmisericorde-, con el lema #EstaLigalaganamostodos. Sergio Canales siguió, junto con la plantilla, cuerpo técnico y médico, y todo el personal del Betis, para recaudar fondos para las Hijas de la Caridad de Sevilla y Andalucía a los comedores sociales durante la pandemia de coronavirus. “CoronaVida” llevaba como eslogan. También la jugadora del Betis Féminas Ana Romero, Willy, se ofreció al Ministerio de Sanidad como médico “donde haga falta”.

           La Fundación Real Betis Balompié donó al hospital Virgen del Rocío material prioritario para uso sanitario que tenían almacenados sus servicios médicos:  más de 5.000 guantes de protección, más de 100 mascarillas, material de entubamiento y de desinfección,…etc., Los patronos entregaron la cantidad necesaria para que Cáritas Parroquial Jesús Obrero cubrieran las necesidades alimentarias de cerca de 700 niños del Polígono Sur, de este barrio sevillano que está sufriendo un agravamiento de las condiciones de pobreza y exclusión social que ya afrontaban, y que tenían cubierto en sus centros educativos hasta la llegada del estado de alarma.

           Y algo que a todos los béticos nos ha llegado al al corazón, sobre todo a nuestros padres y abuelos: jugadores, ex jugadores, cuerpo técnico, directivos, empleados…etc. llaman a los socios de más edad en nombre del Real Betis Balompié para interesarse por su estado de salud y recibir asesoramiento, si fuera el caso, por el responsable médico del primer equipo. Ya lo dice la leyenda: De padres a hijos, de abuelos a nietos, una pasión llamada BETIS

           ¿Todo parado? NO. El Real Betis balompié sigue adelante.

           Ánimo a todos, queda un día menos. 

Deja una respuesta